Público
Público

Blanco pide castigar al PP el 22-M por haber generado la crisis

El PSOE combate el conformismo de sus candidatos y la apatía de sus votantes 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A 99 días para las elecciones municipales y autonómicas del 22 de mayo, la principal inquietud y dedicación de la dirección del PSOE es combatir 'el conformismo' de sus candidatos y 'el desestimiento' de sus votantes.

Ambas apelaciones fueron realizadas de modo explícito por José Blanco en la inauguración de la convención municipal que el PSOE celebra este fin de semana en Sevilla, con la participación de 2.000 candidatos locales.

El vicesecretario general de los socialistas señaló que la estrategia electoral del PP 'es forzar el desestimiento de nuestra gente' para que no acuda a las urnas. Para neutralizarla, señalóel 22-M como la primera oportunidad de pasar al PP 'la factura' por la crisis económica.

'El PP hinchó con la burbuja inmobiliaria una hipoteca que ahora estamos pagando todos. En las próximas elecciones, y en las siguientes, cada ciudadano decidirá si va a salirle gratis a la derecha', subrayó el número dos del PSOE.

Aunque el discurso oficial es que el 22-M no se saldará con un desastre electoral, Blanco reconoció que los socialistas han llegado a otros comicios 'en mejores circunstancias que las de ahora'. Ante el escenario adverso, llamó a 'dar la cara' y 'vencer el conformismo' porque a veces 'nos arrugamos' y, según insistió, 'nada está perdido', ni siquiera Barcelona y Sevilla, las dos joyas que los sondeos dan por perdidas para los socialistas.

Del esfuerzo por insuflar confianza participó también Manuel Chaves, quien evocó su experiencia en 1990 cuando optó por primera vez a la presidencia de la Junta de Andalucía para resaltar que los socialistas 'estamos acostumbrados a dar la vuelta a las encuestas'.

El vicepresidente tercero del Gobierno y el ministro de Fomento, que también participaron en la convención como ponentes, marcaron las líneas de ataque contra el PP y de defensa propia.

Así, Blanco tiró de hemeroteca para resaltar que el 'modelo de gestión autonómica' del PP son el presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, y el expresident de Balears, Jaume Matas, ambos con procesos judiciales abiertos por presunta corrupción. Pero no sólo por esto, sino también porque, según indicó a modo de ejemplo, el País Valencià es la comunidad autónoma donde menor es el gasto por habitante en sanidad pública.

El vicesecretario general del PSOE cargó con dureza contra Rajoy, de quien dijo: 'Su mente está tan en blanco como su hoja de servicios a España. Si no entendió su letra cuando le preguntaron por el paro es porque probablemente ni siquiera fue él quien escribió el papel que le dijeron que tenía que leer'.

Y agregó: 'Si tuviera una propuesta por cada mil insultos y mentiras, Rajoy podría llegar a las urnas con un programa electoral, pero no tiene nada que ofrecer. Cree que llegará al poder como quien recibe una herencia, sin hacer nada para merecerlo'.

Blanco también defendió las reformas impulsadas por el Gobierno. Lo hizo con el argumento de que para ampliar las políticas sociales 'es imprescindible garantizar un crecimiento sólido y duradero'.

En la misma línea, Chaves reivindicó la existencia de 'una línea de coherencia' entre la política de José Luis Rodríguez Zapatero y la de Felipe González, del que fue ministro de Trabajo. 'Siempre hemos asumido responsabilidades y dado la cara. Lo más socialista es sacar a España de la crisis', afirmó el presidente del PSOE, que llamó a su partido a defender 'sin complejos' la reforma de las pensiones.

En el marco de los debates programáticos de la convención, Blanco anunció la próxima aprobación por el Consejo de Ministros de una Ley de Calidad y Sostenibilidad del Medio Urbano que obligará a que todos los edificios de más de 40 años se sometan a una inspección técnica.

El secretario de Política Municipal, Antonio Hernando, destacó que con los 13.000 millones de euros del Plan E, el Gobierno de Zapatero es el que mayor inversión ha destinado a los ayuntamientos. Esta apreciación fue avalada por varios alcaldes, quienes reconocieron que sin esta ayuda, que llegó en el peor momento de la crisis, 'no sabemos cómo habríamos podido acabar la legislatura'.