Público
Público

Botella se distancia de Aguirre

 El cese de Granados y el futuro del Ayuntamiento de Madrid hieren una relación ya tocada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El mismo día que se confirmó que Mariano Rajoy llevaba en las listas a Alberto Ruiz-Gallardón a más de uno en el partido se le iluminó una idea en la cabeza. Dado que la sucesora del alcalde es Ana Botella, por fin las relaciones entre Comunidad y Ayuntamiento, muy tocadas por los continuos enfrentamientos entre regidor y presidenta, iban a ir viento en popa. 'A lo mejor Botella y Aguirre logran transmitir a los ciudadanos que pertenecen al mismo partido', ironizaba hace poco más de un mes un destacado dirigente del PP de Madrid.

Pero de producirse este escenario, el tándem no se antoja tan perfecto. La relación entre la mujer del expresidente José María Aznar y la que fuera su ministra de Educación se ha enfriado en los últimos meses. La prueba más reciente de ello, recuerdan en el partido, se produjo el miércoles durante el Comité Ejecutivo Regional del PP de Madrid en el que se votó la destitución de Francisco Granados como secretario general.

La concejala optó por no participar en la votación del cese de Granados

Según el testimonio de varios de los presentes, Ana Botella, que ostenta el cargo de secretaria ejecutiva de Sectorial de la formación regional, asistió 'atónita' a lo que allí estaba ocurriendo sin votar a favor, ni en contra, ni abstenerse. 'No hizo nada. No movió un brazo', constatan las mismas fuentes.

El siguiente frente tiene que ver precisamente con el nuevo escenario que puede abrirse si Rajoy ficha a Ruiz-Gallardón como ministro, lo que haría que pasara a Botella el bastón de mando en la ciudad.

Un sector del PP de Madrid considera que Aguirre debería saltar al consistorio

Un sector del PP de Madrid está convencido de que la presidenta ansía retirarse de la política habiendo pasado antes por el Ayuntamiento. Sería el broche de oro a una carrera muy completa en todas las esferas del poder. Y la operación Botella puede impedírselo.

'Si Ana ocupa el despacho del alcalde y logra hacer una política muy pegada a los madrileños será muy difícil que en 2015 Rajoy no apueste por ella como cabeza de lista para el Ayuntamiento', considera un diputado regional. Es por ello por lo que la responsable de Medio Ambiente del Consistorio no es vista con mucha confianza por el entorno de la presidenta.

Los otros roces vienen de algo más lejos en el tiempo. Aguirre no es una mujer de medias tintas. Y Botella lleva ya años teniendo un pie en el Ayuntamiento y otro en el PP de Madrid, dos casas que no se entienden muy bien y cuyos enfrentamientos han necesitado en más de una ocasión la mediación de la dirección nacional del partido.

'Si no fuera la mujer de Aznar, Aguirre ya habría ajustado cuentas', dice un edil

El XVI Congreso Nacional del PP, celebrado en junio de 2008 y al que Rajoy llegó fuertemente cuestionado por el equipo de Aguirre, entre otros sectores, también significó un punto de inflexión. El líder de los conservadores hizo oídos sordos a la demanda de Aguirre de que incluyera a sus dos hombres fuertes por entoncesIgnacio González y Francisco Granados en el Comité Ejecutivo Nacional. Por contra, sí incluyó a Gallardón, a su mano derecha Manuel Cobo a Botella y a Juan José Güemes, exconsejero de Sanidad de la Comunidad.

Ya por estas fechas, Botella formaba parte desde hacía años del Comité Ejecutivo del PP de Madrid pero su inclusión en el Nacional no podía considerarse una cuota aguirrista, precisamente por formar también parte del equipo de Ruiz-Gallardón.

Esto quedó claro en octubre de 2009 cuando el Grupo Popular del Ayuntamiento rechazó por 19 votos contra 13 la petición de destitución de Cobo tras atacar a Aguirre en una entrevista en El País. Botella se contó entre los ediles que apoyó al vicealcalde. 'Si no fuera la mujer de Aznar, Aguirre ya habría ajustado cuentas con ella', resume un concejal madrileño.