Público
Público

Se busca repartidor de papeletas por 10 euros

Los extranjeros copan los peores trabajos, según un informe

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Se necesitan repartidores de publicidad', leyó hace una semana en Internet Ousmane, gambiano de 20 años, residente en Madrid, sin papeles y sin trabajo. '¿Puedes venir con tu mochila?', le preguntó una voz masculina al otro lado del teléfono. Ousmane llegó a un hostal del centro de la capital y allí, efectivamente, se dio cuenta de que necesitaba una bolsa bien grande. 'Recogí 5.000 papeletas', cuenta este joven, que llegó hace un año y medio a las Islas Canarias en cayuco. 'Estuve todo el día poniendo papeletas en los coches, no sé cuántos kilómetros anduve', explica Ousmane. Todo, por 20 euros al día.

Al día siguiente fue todavía peor, porque este gambiano volvió al hostal a recoger más papeletas y se encontró con una larguísima cola de inmigrantes que, como él, querían trabajar. 'Y el dueño dijo que como había mucha gente que quería el empleo ya no iba a pagar 20 euros, sino 10', afirma Ousmane. 'Yo vine a España para ganar dinero, claro. Pero no ésto', agrega.

Su historia es sólo un ejemplo de una máxima que lleva años cumpliéndose y que la crisis no ha cambiado: los inmigrantes, en España, trabajan en lo que los españoles no quieren: los puestos peor pagados, los que tienen peor horario, los más esclavos.

Ahora, el IV informe Inmigración y mercado de trabajo (datos de 2009) señala que la premisa no cambia ni en tiempos de crisis económica. El estudio, elaborado por el Observatorio Permanente de la Inmigración (del Ministerio de Trabajo e Inmigración) recalca que la categoría denominada 'trabajadores no cualificados' está copada por los inmigrantes. El porcentaje de extranjeros en este sector es de un 35, 9%, mientras que el de españoles apenas alcanza el 11%.

Los inmigrantes, además, están mucho más afectados por el paro que los españoles. La tasa de paro el año pasado se situó, en general, en un 18, 8%. Ese porcentaje sube hasta un 29, 7% si sólo se tiene en cuenta a la población extranjera y baja al 16, 8% con datos de trabajadores nacionales.

La estadística vuelve a tener un rostro en Alex Elvis Assogmo, camerunés, con casi dos años en paro después de haber trabajado 'en la construcción y en fábricas'. 'He hecho casi de todo, pero hace tiempo que no encuentro nada', explica.

Los inmigrantes ocupan los peores trabajos y cada vez, además, vienen menos a Europa. Miguel Pajares, catedrático de la Universitat de Barcelona y autor del estudio, señala que la época de llegada masiva de inmigrantes a España, con el culmen en verano de 2006, ya ha pasado y que ahora ya estamos en un nuevo ciclo. Seguiremos siendo un país de inmigración, 'pero de otra forma'. 'En los próximos años avanzaremos hacia un mercado laboral que requerirá una mano de obra cada vez más formada', concluye.