Público
Público

La búsqueda de Marta seguirá sine die pese a la falta de pistas

El escepticismo cunde entre la Policía pero el juez insiste en el vertedero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La búsqueda de Marta del Castillo continuará sine die en el vertedero sevillano de Alcalá de Guadaira, pese a la ausencia de resultados hasta la fecha, según fuentes policiales. Las mismas fuentes aseguran que entre los agentes 'cunde el escepticismo', ya que la Policía no encuentra evidencias que den credibilidad a la última versión de Miguel Carcaño, principal inculpado.

En la navaja con la que dice que Marta fue amenazada no hay ADN de la chica, ni tampoco en el contenedor donde afirma que la arrojaron, según fuentes del caso. Todo el dispositivo pende de la palabra de Miguel, que inspira nula confianza a los investigadores.

No obstante, en medios de la investigación se da por hecho que el juez sólo cambiará el curso de las diligencias tras 'quemar todos los cartuchos' en Alcalá, lo que puede llevar 'varias semanas', o aún más tiempo si la búsqueda se extiende, como parece previsible, fuera de lo que la Policía llama 'zona sensible', donde se trabaja ahora.

Es decir, la franja en la que se almacenan los residuos del 24 de enero y días posteriores. Teóricamente Marta estaría allí, de ser cierta la última confesión de Miguel, de 19 años, según la cual él y El Cuco, de 15, la arrojaron a un contenedor tras asfixiarla.

Nadie precisa oficialmente qué porcentaje de los residuos entre los que podría encontrarse el cuerpo ha sido ya inspeccionado, pero fuentes de la investigación señalan que, si el volumen máximo de basura que podría analizarse es de 45.000 toneladas, hasta ahora sólo se han movido 8.000.

Al tratarse de un vertido en forma de talud, en el que los residuos pueden deslizarse por efecto de la lluvia, existe la posibilidad de que la basura del 24 de enero haya quedado en la parte inferior, a la que todavía no se ha accedido.

Fuentes policiales subrayan que la falta de resultados junto a los periódicos fechados en días próximos al pasado 24 de enero un hallazgo que llevó a los investigadores a sospechar que la búsqueda estaba acotada ha causado 'desánimo'.

Los periódicos, recuerdan, suelen tirarse días después de comprarse. Así que el optimismo de las primeras pistas se ha traducido en escepticismo, más aún cuando durante un mes un dispositivo que superó las 200 personas rastreó el río ateniéndose a la primera versión de Miguel Carcaño.