Público
Público

El cabecilla de Manos Limpias, en libertad provisional tras pagar 50.000 euros de fianza

El juez entiende que no existe riesgo de fuga ha tenido en cuenta la avanza edad de la madre, de 104 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El secretario general del sindicato Manos Limpias, Miguel Bernard, tras ser detenido este viernes por la Policía Nacional, es trasladado por los investigadores a la sede de esa organización para presenciar el registro de la misma. EFE

MADRID.- El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha dejado en libertad con una fianza de 50.000 euros al secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, en el marco de la causa por las presuntas extorsiones que su asociación realizó junto a Ausbanc a diversas entidades financieras y empresas, por la que llevaba en prisión desde el pasado mes de abril.

El magistrado considera que no existe riesgo de fuga y también ha tenido en cuenta la avanza edad de la madre del responsable de Manos Limpias, han informado fuentes jurídicas que han concretado que deberá presentarse una vez por semana en el Juzgado. También se ha valorado la avanzada situación en la que se encuentra la causa, su estado de salud y que "difícilmente" podría ocultar pruebas.

Esto se debe, según han precisado las citadas fuentes, al "avance de la instrucción", a que "ningún testigo ha llegado a imputar a Miguel Bernad" y a que "por ahora, no hay pruebas que le incriminen".

Miguel Bernad, saldrá de la prisión de Navalcarnero (Madrid) en las próximas horas después de que sus hermanos depositasen la fianza de 50.000 euros impuestas por el juez.

Como medidas cautelares. Bernad tiene la obligación de comparecer semanalmente en el juzgado más próximo, la retirada del pasaporte y la prohibición de salir del país.

Al secretario general de Manos Limpias se les imputan los delitos de extorsión, amenazas, pertenencia a organización criminal, estafa, administración desleal y fraude de las subvenciones.

Delitos que Bernad "no reconoce", pues, según las fuentes, él "nunca ha tenido intención ni ha pensado en obtener beneficios" de las causas en las que el sindicato que dirigía estaba personado.

Bernad ha solicitado al juez la salida de prisión hasta en tres ocasiones y Pedraz siempre se lo ha denegado al alegar que no habían variado las circunstancias en la investigación, aunque sí que le concedió un permiso extraordinario para visitar a su madre enferma en Valladolid.

Bernad abandonó temporalmente la prisión de Navalcarnero en Madrid a principios de octubre, para disfrutar de un permiso de una semana para visitar a su madre, de 104 años y con un delicado estado de salud, en Valladolid.

Durante este permiso, Bernad debió permanecer en el domicilio materno bajo custodia policial. Se trató del segundo del que disfrutaba, después de que el pasado mes de mayo saliera de la cárcel para someterse a una operación de desprendimiento de retina.

Hasta ahora, Pedraz siempre se ha opuesto a concederle la libertad bajo fianza por no haber variado las circunstancias por las que fue a la cárcel y alegando también la nueva investigación que se abrió contra él en un juzgado de Madrid por apropiación indebida.

Sin embargo, hoy Pedraz alega en su auto que "la instrucción no habría de verse perjudicada" en el caso de que Bernad se encontrase en libertad.

El líder de Ausbanc sigue en prisión

No ha resuelto nada, sin embargo, respecto al líder de Ausbanc, Luis Pineda, que permanece en la cárcel madrileña de Soto del Real desde el pasado 18 de abril. Tanto Bernard como Pineda están acusados de extorsionar a bancos a cambio de publicidad o de retirar acusaciones y se les imputan los delitos de extorsión, amenazas, pertenencia a organización criminal, estafa, administración desleal y fraude de las subvenciones.

Según Pedraz, Pineda dirigía una organización criminal que usaba la "cobertura" de presidir una asociación en defensa de los consumidores cuando en realidad coaccionaba a estas entidades a cambio de dinero.

Y "como medio para reforzar dicha coacción", apunta el magistrado, usaba al sindicato presidido por Bernad.

Los bancos que aceptaban el chantaje para que se les hiciera publicidad positiva o se les retiraran acusaciones pagaban a cambio grandes sumas de dinero, que el juez no cuantifica, enmascaradas en convenios publicitarios

En concreto, el juez les atribuye a ambos cuatro chantajes para que Manos Limpias retirara acusaciones en causas judiciales, entre ellas la de la infanta Cristina en el caso Nóos.