Público
Público

El cambio en Euskadi empieza por los símbolos

El nuevo paisaje vasco. Los nacionalistas asisten con recelo a lo que consideran españolización del espacio público

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El llamado Gobierno del cambio que preside Patxi López está siendo acusado por los partidos vascos de la oposición de una 'grave' falta de acción en sus decisiones. Lo que, sin embargo, sí se aprecia ya es un cambio en el paisaje y en los símbolos que hasta ahora reinaban en Euskadi. Las banderas españolas ocupan un lugar visible en las sedes vascas, las pancartas con imágenes de presos de ETA están desapareciendo de las calles y el mapa del tiempo de la televisión pública vasca presenta un nuevo aspecto con los límites claramente definidos en torno a las provincias de Bizkaia, Guipúzcoa y Álava.

La portavoz del Gobierno vasco, Idoia Mendia, asegura que 'simplemente' están cumpliendo la ley. Tal es el caso de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco del año 2004, confirmada después por el Supremo, que ordena que en el exterior y en lugar preferente en el interior de los edificios y establecimientos de la Administración autonómica ondee permanentemente la bandera española y junto a ella, la bandera propia de la Comunidad Autónoma. Las protestas no se hicieron esperar, y el pasado 9 de julio unos desconocidos quemaron la bandera que ondeaba en la Casa de Juntas de Gernika.

En cualquier caso, el gobierno considera que esta medida ha sido aceptada con total normalidad por la sociedad vasca, una opinión compartida por el PP en el País Vasco. Su secretario general, Iñaki Oyarzabal, recuerda que hasta ahora el único partido que denunciaba que 'se incumplía la ley' en este aspecto era el suyo, 'mientras el PSE miraba hacia otro lado'.

Pero lo que en el PP consideran que 'no es normal es que sea el propio gobierno el que se niegue a colocar las banderas', en alusión a las legislaturas regentadas por el PNV, para los que 'mal anda una democracia, cuando tiene que imponer vía sentencias judiciales sus símbolos'.

Otra tarea que el Gobierno de Patxi López no ha descuidado es la retirada de pancartas y pintadas ofensivas para las víctimas del terrorismo de los municipios vascos, que, según Mendia, se contempla en la Ley de Víctimas que aprobó el Parlamento Vasco en 2008. Concretamente, el consejero del Interior vasco, Rodolfo Ares, anunció a principios de este mes que se destinará una partida de medio millón de euros a la limpieza de estas marcas y que se actuará contra aquellas administraciones y propietarios de locales públicos o privados que faciliten la colocación de pancartas o carteles en sus establecimientos con muestras de apoyo a ETA.

El PNV difiere de esta orden en su planteamiento, y tan pronto como se dio a conocer, la calificaron de 'injerencia directa contra el principio de autonomía municipal' y pidieron 'prudencia, con el objeto de garantizar la seguridad de los ciudadanos y de los ertzainas'.

Según explica el presidente del PNV de Vizcaya, Andoni Ortuzar, 'Ares, finalmente, ha reconocido que la manera en que se inició este asunto no fue la más adecuada, porque situaba a los alcaldes en una situación muy complicada'.

Más allá del cumplimiento de la ley, el Gobierno también ha adoptado cambios relacionados con los medios de comunicación públicos. Así, Euskal Telebista modificó el pasado 29 de junio la infografía de los mapas para informar sobre el tiempo en esta autonomía, que hasta entonces incluía el País Vasco, Navarra e Iparralde (País Vasco francés). A raíz del acuerdo firmado por el PSE y el PP, las fronteras de Euskadi se delimitaron en torno a sus tres provincias. No obstante, se sigue ofreciendo el tiempo de la Comunidad foral y el País Vasco francés y, además, se ha ampliado a otras zonas limítrofes como Cantabria, Castilla y León y La Rioja.

El PP se muestra satisfecho con el resultado, porque en el modelo anterior se producían 'intromisiones en comunidades ajenas'. Mientras, Ortuzar señala que 'es mucho más difícil de entender' y recuerda que en la Televisión Catalana, 'también regentada por un Gobierno socialista', se presenta un mapa del tiempo en el que aparecen los llamados Països Catalans, incluido el país Valenciano y las Illes Balears. Para el PNV, todos estos cambios son 'puro maquillaje'. A una semana de cumplirse los tres meses de la investidura de Patxi López como lehendakari, lo que Ortuzar echa de menos son iniciativas 'para salir de la crisis, para crear empleo y para atender a aquellas personas que se han visto afectadas por los efectos de la recesión económica'. Considera que ha optado por realizar estos cambios, que 'no eran reclamados socialmente', para buscar 'el aplauso fácil de los medios de Madrid'.

El PP, en cambio, considera que éste es el orden correcto. 'Son cuestiones que había que dejar resueltas cuanto antes para emplearnos en aquellos temas que son verdaderamente prioritarios', explica Oyarzabal, como 'un cambio en la política de Educación, de Sanidad o afrontar con garantías la grave crisis que padecemos'.

Los partidos políticos que trabajan en Euskadi tienen una percepción muy distinta de la realidad y, especialmente, del sentir de la sociedad vasca. La portavoz del Gobierno vasco asegura que 'los cambios no lo son tanto' y que los ciudadanos los han acogido 'con total normalidad', mientras que el presidente del PNV en Vizcaya afirma que en la sociedad hay bastante enfado por lo que está sucediendo.

Los peneuvistas reconocen que aún siguen molestos por la presencia del Ejército en la cima del Gorbea, 'un lugar muy especial y espiritual para los vascos', donde acudieron a realizar maniobras y colocaron 'banderas españolas gigantes'. Creen que todavía puede haber más 'irregularidades' en Euskadi. Ortuzar sostiene que 'si por los populares fuera aún habría muchos más cambios', porque 'les gustaría borrar del mapa al nacionalismo vasco, a pesar de que como se demostró en las pasadas elecciones, la mayoría política y social de Euskadi, es nacionalista, es abertzale'. Por su parte, el secretario general del PP vasco insiste en que el objetivo de estos cambios es 'aportar normalidad en la convivencia ciudadana'.