Publicado: 11.04.2011 07:00 |Actualizado: 11.04.2011 07:00

Camps conserva la mayoría absoluta pese a la corrupción

El PP sube un escaño respecto a 2007. Sólo la mitad de los consultados conoce a Alarte

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ni el hecho de que el president de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, esté cada vez más cerca del banquillo por su imputación por cohecho impropio en el caso de los trajes, ni la investigación a su partido por presunta financiación ilegal hacen que los conservadores se resientan en uno de sus principales feudos. A poco más de un mes para las elecciones autonómicas del 22 de mayo, el PP sigue siendo la opción favorita de los valencianos. Según los datos del Publiscopio autonómico, elaborado entre el 4 y el 7 de abril, esta formación lograría hoy el 50,4% de las papeletas, lo que equivale a 55 de los 99 escaños que conforman Les Corts. Es decir, mayoría absoluta.

La cifra, no obstante, refleja una leve caída de Camps si se compara con el sondeo anterior, de marzo de 2010, en el que el PP era la opción preferida del 51% de los electores. Y supone un retroceso de 2,1 puntos respecto a los resultados de las autonómicas de 2007. Con todo, el PP lograría un diputado más que en la anterior legislatura.

Por su parte, los socialistas, con el 32,6% de los sufragios, mejoran en 1,4 puntos su nota respecto al último Publiscopio, pero no logran llegar al 34,5% de los votos de 2007. El líder del PSPV-PSOE, Jorge Alarte, es incapaz de obtener rédito electoral de la situación que atraviesa el PP regional y perdería tres de los escaños conquistados hace cuatro años.

Tanto Esquerra Unida del País Valencià (EUPV, la marca regional de IU) como Compromís obtendrían el 5,7% de los sufragios. Superada la barrera del 5% que permite acceder al reparto de escaños en el Parlament, ambas formaciones obtendrían representantes. Cuatro en el caso de Compromís y cinco en el de EUPV.

En 2007, EUPV, Iniciativa del Poble Valencià y Bloc Nacionalista se presentaron unidos bajo la marca Compromís. En esa ocasión, lograron el 8% de los votos (7 escaños). Hoy, tras la escisión, la suma de los diputados de ambas plataformas supera en dos los logrados en las anteriores autonómicas.

Con estos datos, el convencimiento de que Camps será el próximo president del País Valencià es absoluto. Lo piensa un 77,3% de los encuestados en marzo de 2010 lo hacía el 68,4%) frente al 6% que creen que Alarte se pondrá al frente de la Generalitat tras el 22-M.

La misma filosofía inspira el juicio a la gestión. El 44,6% de los consultados aplaude la labor del Ejecutivo 46,4% en marzo de 2010), frente al 40,5% que la desaprueba. Entre los votantes del PSOE, el 68% desaprueba la gestión; entre los del PP, un 12%.

Los consultados no exhiben optimismo alguno cuando se les pregunta si un Gobierno del PSPV lo estaría haciendo mejor. El 19,2% se muestra convencido de que así sería frente al 33,2% que opina lo contrario. Sólo un 3% de los votantes del PP cree que los socialistas gobernarían mejor.

El 98,7% dice conocer a Camps, porcentaje que baja hasta el 50,1% cuando se les pregunta por Alarte. A Enric Morera (Compromís) le pone cara el 24,2% y Marga Sanz (EUPV), con el 12,8%, ocupa el último puesto. En valoración, Camps sigue ganando, pese a que Alarte remonta algo. El president logra un 4,9 (5,1 en 2010), al igual que Sanz y Morera. Y el líder socialista saca un 4,5 (4,3 en 2010).