Público
Público

El chantaje emocional y los muertos en el armario

El entorno de Gómez teme que los afines a Jiménez usen el afecto de la militancia a Zapatero para lograr apoyos. Partidarios de la ministra sugieren a su rival que no entre en "terrenos resbaladizos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La balsa de aceite ha dado paso a una batalla subterránea entre los dos aspirantes socialistas a liderar la candidatura del PSM a la Comunidad de Madrid. Los entornos de Tomás Gómez y de Trinidad Jiménez empiezan a utilizar munición de calibre cada vez más grueso contra el adversario.

Los socialistas madrileños que respaldan a su secretario general intentaron desvincular del debate de las primarias al presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero. Fuentes cercanas a Tomás Gómez denunciaron el 'chantaje emocional' al que dicen se está sometiendo a la militancia por parte de quienes apoyan a la ministra al 'insinuar que una victoria de Gómez en las primarias perjudicaría a Zapatero'.

Un destacado miembro de la ejecutiva regional, que respalda públicamente la candidatura del líder del PSM, explicó que, 'a raíz de las presiones del entorno de Trini', hay militantes, 'sobre todo mayores, que están muy preocupados por cómo afectaría una victoria de Tomás Gómez a la imagen de Zapatero', dado que este respalda a la ministra de Sanidad. 'Este miedo lo está provocando el entorno de la ministra', destacó otra dirigente del PSM cercana al secretario general madrileño, 'y no le conviene ni a la credibilidad de los socialistas ni a la de ella', recalcó.

No obstante, para despejar cualquier tipo de duda los partidarios de Gómez volvieron a reafirmar su respaldo a Zapatero, a su Gobierno y a su proyecto. 'Zapatero está por encima de todo', apuntaron. Además, varios de ellos explicaron que, 'gane quien gane las primarias', el jefe del Ejecutivo 'saldrá reforzado democráticamente'.

Ese mismo mensaje de unidad lo intentó trasladar la propia ministra de Sanidad por la mañana, en un acto en Coslada. 'El proyecto de Tomás Gómez y Trinidad Jiménez es el mismo, es el proyecto del Partido Socialista, que es de todos', insistió. Incluso cuando fue preguntada por las palabras del líder del PSM, que el martes insinuó que la candidatura de la ministra se basaba en la 'cultura del pelotazo', ella mantuvo la sonrisa y afirmó que no existía juego sucio en el camino hacia las primarias del PSM, 'en ningún caso'. 'A cualquiera se le puede escapar una palabra gruesa en una campaña', argumentó. Y anoche, en una entrevista en CNN+, calificó a Gómez de 'amigo' al que seguirá tratando 'con afecto y cariño'.

Sin embargo, en su entorno más cercano, el malestar por las palabras de Gómez sobre la 'cultura del pelotazo' era más que palpable. Hasta el punto de que uno de sus colaboradores emplazó al ex alcalde de Parla a no realizar más insinuaciones sobre la candidatura de la ministra. 'Trini no tiene ningún muerto en el armario, y a lo mejor todos no pueden decir lo mismo. Tomás no debería entrar en terreno resbaladizo', concluyó esa misma fuente en declaraciones a este diario.

Pese a las palabras de sus compañeros, Jiménez afirmó anoche que nunca se le escucharía 'descalificar' a ninguno de sus compañeros de partido y negó la existencia de 'una conspiración' de la cúpula del PSOE contra Gómez.

Asimismo, quiso dejar claro que ella no es la 'candidata de las encuestas', pese a que la ejecutiva federal justificara su respaldo a la ministra en los estudios que le señalaban como la aspirante con mayores posibilidades de arrebatar a Esperanza Aguirre el Gobierno de la Comunidad de Madrid. De momento, en el entorno de Trinidad Jiménez siguen confiando en que tienen muchas posibilidades de ganar las primarias que se celebrarán el 3 de octubre. Consideran que, para lograrlo, puede beneficiarles que la candidatura de Tomas Gómez sea la que 'apoya la derecha mediática'.

Los que respaldan la candidatura del líder de los socialistas madrileños se mostraron, por su parte, 'encantados' con el apoyo que el martes les brindó el diputado, miembro de la ejecutiva federal del PSOE y uno de los principales ideólogos de Zapatero, José Andrés Torres Mora, según adelantó Público.

El respaldo de un político de su perfil les permite contrarrestar el discurso de que nadie de la ejecutiva federal apoya a Gómez. El PP también quiso participar en la batalla, aunque para ello echó mano de la descalificación.

El portavoz adjunto de los conservadores en la Asamblea de Madrid, Juan Soler, se metió con el acento andaluz de la ministra de Sanidad, que es natural de Málaga. 'Si gana Trini las primarias (creo que ni soñando lo hará) es una candidata floja para Madrid. Su acento le hace más apta para Dos Hermanas o Velez-Málaga, suena extraña y sólo aparece por aquí para aspirar a un puesto. No da, se limita a desear. Le faltan fondo y cuajo madrileño', escribió en su blog personal.