Público
Público

Condenada por injurias a su ex por una camiseta

Un mujer de Madrid, condenada por vestir una camiseta con este lema y colgar dos fotos con ella en Facebook.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Aquel verano de 2009, a Esperanza la camiseta con la frase Mi exmarido es gilipollas le pareció 'divertida' y no dudó en ponérsela cuando se la regalaron. Incluso se hizo fotos con ella. Más de dos años después, aquella gracia se ha convertido en un quebradero de cabeza, porque esta madrileña de 40 años debe acudir hoy a un juzgado de la capital a abonar los 1.000 euros de indemnización a los que la Audiencia Provincial de Madrid le ha condenado por colgar en su perfil de Facebook dos imágenes suyas con la prenda.

La rocambolesca historia judicial de Esperanza se inició año y medio después de que posara para aquellas fotos y las subiera a la red social junto a 'otro centenar de fotografías de aquellas vacaciones en Oropesa (Castellón)'. El 2 de diciembre de 2010, su exmarido, del que se había divorciado de manera no amistosa en 2005, presentó una denuncia al considerar que le causaban un daño moral. Un juzgado la admitió y celebró un juicio de faltas el 28 de septiembre de ese mismo año por un delito de injurias. Un mes después, Esperanza recibió el primer varapalo judicial.

Un juez le impuso una indemnización de 2.000 euros, luego rebajada a 1.000

'Antes de que me comunicaran la sentencia, ya sabía que me condenaban porque mis dos hijos me habían alertado de que su padre estaba diciendo por el Messenger que había ganado', recuerda Esperanza. Sin embargo, la sentencia era mucho peor de lo que esperaba. El titular del Juzgado de Instrucción número 15 le imponía el pago de una indemnización de 2.000 euros a su exmarido y una multa de 240 euros.

El magistrado recalcaba en el fallo que 'la palabra gilipollas es incuestionable que atenta contra la dignidad del perjudicado y menoscaba su fama'. Tras calificar de 'estudiado montaje' de la exmujer la publicación en Facebook de dichas imágenes, el juez incluso calificó el hecho de 'muda violencia' y apuntó que hubiera merecido una pena mayor.

'En el juicio sólo me preguntaron si era la que aparecía en las fotos, pero no pude explicar que a ellas sólo podían acceder las personas que aparecían como amigos, no cualquiera que navegara por internet', señaló ayer a este diario la mujer. Este fue uno de los argumentos, junto al hecho de que retiró las fotos tras saber que habían molestado a su exmarido, que esgrimió Esperanza en el recurso que presentó poco después con la esperanza de ser absuelta. No tuvo suerte.

Un primer juez calificó las fotos de 'muda violencia' contra el hombre

Hace pocas semanas, la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Madrid le comunicaba la sentencia que ya es firme: la multa de 240 euros ha sido sustituida por 'ocho días de localización permanente' y la indemnización, reducida a la mitad, al considerar la juez que 'la suma de 2.000 euros es excesiva puesto que se trata de un solo insulto utilizado vulgarmente'. En su fallo, esta destacaba que el acceso restringido a las fotos no era relevante al considerar que estas eran 'reprobables penalmente' independientemente del número de personas que las hubieran visto.

Ayer, Esperanza reconocía que desde la denuncia no se ha vuelto a poner la polémica camiseta.