Público
Público

Condenado a 14 años de cárcel por abusar de su hija

Un padre estuvo abusando de su hija prácticamente todos los días desde 2005 hasta 2010 y lo grababa en vídeo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a 14 años de prisión a un padre por abusos sexuales cometidos contra su hija desde 2005 hasta 2010 y ha sustentado la pena en las imágenes que aparecen en un 'pendrive' entregado por la víctima a la Policía.

En la sentencia los magistrados consideran a Andrés Enrique R.C. culpable de un delito continuado de abusos sexuales y contra la intimidad. De esta forma, se le ha prohibido acercarse a su hija durante nueve años.

En la vista oral, el acusado reconoció haber mantenido relaciones sexuales con su hija después de que cumpliera los 18 años de edad, sosteniendo que fueron consentidas y que la chica autorizó su grabación. Sin embargo, la víctima se negó a declarar en el juicio.

La Sala basa la condena en las imágenes que aparecen en un 'pendrive' que la propia hija entregó a la Policía y asegura que 'una imagen vale más que mil palabras'.

Así, expone que 'los archivos digitales que contienen videos de las relaciones sexuales con su hija están datados con fechas posteriores a que alcanzara la mayoría de edad, sin que exista prueba que acredite que comenzaron en 2005'.

El tribunal ha dicho que 'una imagen vale más de mil palabras' al ver el contenido del 'pendrive' 

'El conocido refrán 'una imagen vale más que mil palabras' es de plena aplicación a este caso, porque el contenido visual y sonoro de las grabaciones es tan expresivo que sólo permite la unívoca conclusión de ausencia de libre consentimiento de Jennifer en las relaciones sexuales con su padre', recoge el fallo.

La sentencia considera probado que el procesado, al menos desde 2005, cuando su hija contaba trece años de edad, y 'con el único ánimo de satisfacer sus deseos sexuales, comenzó a forzarla y a grabar en formato de audio y video las agresiones'.

La frecuencia de los actos sexuales fue prácticamente diaria durante el referido periodo, 'habiendo días en que obligaba a la menor a mantener encuentros sexuales con él hasta en tres y cuatro ocasiones'.