Público
Público

Condenado a 53 años de cárcel por abusar de menores

El exgerente de un club deportivo de Paterna (Valencia) abusó sexualmente de 11 niños de entre 10 y 13 años durante el año 2007 y hasta julio de 2008

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Valencia ha condenado al exgerente de un club deportivo de la localidad valenciana de Paterna a cumplir 53 años y nueve meses de prisión por abusar sexualmente de 11 niños de entre 10 y 13 años durante el año 2007 y hasta julio de 2008.

El procesado nunca llegó a reconocer los hechos y aseguró que eran 'falsos'.

El tribunal le ha condenado al estimar probado que cometió nueve delitos de corrupción de menores; diez delitos de abuso sexual; y otros dos delitos intentados de abuso. Asimismo, le obliga a indemnizar a los afectados con un total de 105.000 euros —20.000 euros para dos de ellos; 15.000 euros para otros dos, y 5.000 euros para cada uno de los siete restantes—.

El ministerio fiscal pedía para este hombre una pena de 47 años de prisión por 11 delitos de exhibicionismo, nueve de abusos sexuales y cuatro de intento de abuso; mientras que la defensa reclamó la absolución para su cliente —en libertad provisional tras pasar 19 meses en prisión preventiva— por 'falta de pruebas'.

El tribunal considera probado que el procesado mantuvo durante el año 2007 y hasta julio de 2008 conversaciones de contenido sexual con 11 niños del club, de entre 10 y 13 años, en las que les incitaba a masturbarse, les mostraba imágenes pornográficas y sus órganos sexuales.

Los niños obedecieron al procesado en cada ocasión y no lo contaron a ningún adulto, ya que el acusado les convencía de que lo que hacía con ellos era normal, de que serían unos ignorantes si no colaboraban en esas prácticas y los amenazaba con que se quedarían sin amigos o serían castigados si lo contaban.

En julio de 2008, los niños decidieron contárselo a sus padres, quienes denunciaron los hechos. Tras ello, los agentes practicaron un registro en el despacho del acusado donde intervinieron tres calendarios, una revista con imágenes de desnudos y un ordenador con imágenes pornográficas.

El tribunal ha decidido condenar al hombre en base a las declaraciones de las víctimas, que han sido 'absolutamente concluyentes'. Para llegar a esta conclusión ha valorado la 'espontaneidad' y los detalles de algunas de sus respuestas, lo categórico de sus silencios y otras reacciones que diluyeron cualquier confabulación previa apuntada por la defensa.

Asimismo, ha tenido en cuenta las declaraciones de algunos testigos y médicos forenses. En cuanto a los primeros, el monitor de tenis del club afirmó que el hombre daba caramelos y era bastante afectuoso y cariñoso con los niños; mientras que la auxiliar al centro deportivo indicó que en ocasiones el procesado le hacía comentarios sobre los órganos genitales de los menores.

El procesado mantuvo a lo largo del juicio —que tuvo lugar a primeros de junio— que no había cometido ninguno de los hechos que se le imputaban, y afirmó que era enfermero 'de primera' y gerente del club, aunque no había sido contratado, según dijo, 'para encargarse de la guardería de los niños'.

Afirmó que se encargaba de asistir a los niños en la camilla que se encontraba dentro de su despacho, les pinchaba y les aplicaba puntos de sutura, es decir, tareas propias de ATS. También indicó que siempre que estaba con los niños en el ordenador de su despacho, estaba la puerta y la ventanilla abierta. Y no calificó a los niños de malos pero afirmó que si se juntaban y hacían piña podían llegar a ser malos o traviesos.