Público
Público

Los controladores alertan de un verano "complicado"

Blanco amenaza con denunciar la "huelga encubierta" al fiscal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El 40% del turno de controladores aéreos del centro de control del aeropuerto de El Prat (Barcelona) un total de 24 trabajadores estaba enfermo este domingo. Y sólo acudieron a su puesto de trabajo 33 de los 61 que debían hacerlo, ya que cuatro ni siquiera justificaron su ausencia como baja médica. Como consecuencia, los pasajeros de 21 vuelos sufrieron retrasos de cien minutos de media y demoras de menor gravedad en viajes que afectaban al tráfico aéreo de Barcelona, Comunitat Valenciana y Balears.

Los controladores que estos días no han acudido a trabajar se exponen a ser perseguidos judicialmente, como advirtió el ministro de Fomento, José Blanco, que calificó el gesto de los controladores de 'huelga encubierta'. Blanco criticó el 'grave daño' que este colectivo hace 'al país, a las compañías aéreas y a los viajeros', con unas bajas que 'parecen organizadas' y que, tras la investigación pertinente, pueden acabar en la fiscalía en forma de denuncia.

El titular de Fomento pidió un ejercicio de 'responsabilidad' por parte del colectivo, que podría estar orquestando estas actuaciones en un momento de gran afluencia de pasajeros como es el verano.

De momento, Aena, gestora de los aeropuertos españoles, ya ha anunciado la puesta en marcha de una inspección laboral para verificar todas y cada una de las 24 bajas médicas presentadas ayer.

'La acumulación de bajas tiene el evidente objetivo de entorpecer el tráfico aéreo y un claro perjudicado: el pasajero', denunciaba Aena que se encuentra en plena negociación del nuevo convenio colectivo con los controladores aéreos en un comunicado. Además, Aena pondrá en marcha todos los instrumentos para garantizar 'la seguridad, continuidad y eficiencia del tráfico aéreo'.

La gestora de los aeropuertos españoles también acusa a los controladores de comunicar las bajas médicas 'sin tiempo suficiente para buscar sustitutos', lo que para el portavoz del colectivo, César Cabo, es una denuncia disparatada. '¿Cómo se comunica con tiempo que me voy a poner enfermo? ¿Pretenden que sepamos con días de antelación que vamos a sufrir una crisis de ansiedad?', se preguntaba con ironía Cabo, portavoz de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA), en respuesta a este diario.

'Nos encontramos ante una situación de acoso laboral por parte de Aena que está mermando la salud de los controladores. Por eso decimos que el verano puede ser complicado; no es una amenaza, es que cada vez estaremos más cansados y será más probable que se den ataques de estrés u otros problemas de salud', asegura Cabo.

La versión de USCA es que a Aena se le ha exigido que reduzca costes, por lo que pretenden 'corregir un error de una década en cinco meses concentrando todo el revanchismo en nosotros'.

El pasado abril, el Gobierno aprobó un real decreto por el que se recortaba el sueldo a los controladores y en el que se fijaba una jornada anual para el colectivo de 1.750 horas, frente a las 1.200 que venían desarrollando, para reducir el coste de las horas extras.