Público
Público

Cospedal exige "llamar a consultas" al embajador de Venezuela

La secretaria general del PP dice que Zapatero "está haciendo un flaco favor a la defensa de la soberanía española" al permitir esta clase de acusaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, afirmó este miercoles que el Gobierno de Zapatero tendría que, 'como mínimo, llamar a consultas al embajador' de Venezuela en España, después de sus declaraciones en las que sugería que la Guardia Civil pudo torturar a los terroristas de ETA para lograr una confesión.

En una entrevista en la Cope, Cospedal se refirió así a la polémica generada por el embajador venezolano, Julián Isaías Rodríguez Díaz, que sugirió que los dos terroristas que admitieron haber recibido adiestramiento en Venezuela podrían haber sido sometidos a algún tipo de presión policial.

Cospedal afirmó que 'no es admisible' que un embajador en España lance semejantes acusaciones, por lo que insistió en que el Ministerio de Exteriores debería, 'como mínimo, llamar a consultas al embajador' venezolano.

Como no lo ha hecho, anunció que el Partido Popular pedirá en el Congreso de los Diputados la comparecencia del ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, 'para que explique cómo es posible que esto se produzca'.

Criticó que el Ejecutivo de Zapatero 'está haciendo un flaco favor a la defensa de la soberanía española' al permitir esta clase de acusaciones por el representante diplomático de Venezuela y adelantó que el PP también preguntará en el Congreso al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, sobre este asunto, 'por su interés en exculpar a Chávez' en la formación de terroristas de ETA en su país.

A su juicio, el ministro del Interior no ha sido capaz de dar 'ninguna explicación' y eso resulta 'cuanto menos curioso', puesto que son las Fuerzas de Seguridad del Estado español las que están siendo cuestionadas por parte del embajador de Venezuela.

Finalmente, Cospedal indicó que España 'no puede dejar completamente abandonados a personas de ascendencia española' que residen en Venezuela y que está viendo cómo el Gobierno de Chávez les está arrebatando y expropiando tierras que les pertenecen.