Público
Público

El coste de la crisis ha recaído en los trabajadores

La participación de los salarios en la renta nacional baja y sube la del excedente empresarial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Si algo ha quedado claro en esta crisis es que no todos han sufrido igual y que el coste de la recesión ha recaído más en los trabajadores que en los beneficios empresariales. Las desigualdades se han acrecentado y si el nuevo Gobierno no quiere que el descontento social desemboque en una conflictividad imparable es uno de los problemas que tendrá que resolver.

En la actualidad, el 46,5% de la renta bruta corresponde a excedentes de explotación, frente al 48% que representan los salarios, según los datos de Contabilidad Nacional del INE del tercer trimestre de 2011. Eso supone que, respecto al mismo trimestre del año pasado, la parte del pastel de la renta nacional que tiene el excedente empresarial ha subido casi dos puntos, ya que hace un año apenas alcanzaba el 44,7%, mientras que los salarios han reducido su participación casi un punto, puesto que estaban en el 48,9%.

Si nos vamos a 2009, la divergencia es aún más evidente: los salarios han perdido casi tres puntos porcentuales, ya que representaban más de la mitad de la renta nacional bruta (50,7%), mientras que el excedente de explotación (los beneficios empresariales) ha ganado dos puntos y medio de la tarta, ya que era de sólo el 44%.

En los últimos años, el ritmo de crecimiento de los beneficios empresariales ha sido más acusado que la remuneración de los trabajadores, lo que se ha traducido en un aumento de su peso en el PIB.

Alberto Montero, profesor de Economía Aplicada y presidente de la Fundación CEPS, reclama un 'reparto más equitativo de las ganancias de productividad y recuperar el poder adquisitivo de los salarios'.

Sin embargo, la tesis que se va a imponer es que hay que bajar los salarios para ser más competitivos. El Premio Nobel de Economía Paul Krugman dijo en 2009 que España, al no poder ya devaluar su moneda, tendría que hacer una deflación de al menos el 15% en salarios y precios.

El Partido Popular auguró protestas sociales cuando su Gobierno empiece a aplicar las medidas con las que pretende superar la crisis económica. Pero la forma de salir de la crisis es tan importante como el hecho mismo.