Público
Público

Crece la presión al PSC para que se plante por la financiación

Las autonomías coinciden que el acuerdo con Solbes está aún muy verde

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A cada dilación del Gobierno con la financiación autonómica, el PSC paga los platos rotos en Catalunya. Las declaraciones del vicepresidente Solbes en el sentido que el acuerdo podría no estar en la fecha límite del 1 de enero provocó ayer que CiU y los socios de Montilla en el Govern, ERC e ICV, elevarán la presión a los socialistas catalanes para que, como ya han hecho ellos, digan ‘no’ en las Cortes a un presupuesto del Estado que no contempla el nuevo modelo.

CiU presentará la semana que viene en el Parlament, unos días antes de la última votación del presupuesto en el Congreso, una moción para que la unidad catalana en materia de financiación entre CiU y el Govern se traslade en las votaciones en el Congreso. Artur Mas dijo que es una “oportunidad de oro irrepetible” para que el PSC demostrara su compromiso con Catalunya.

El PSC busca, casi desesperadamente, que Solbes le eche algún capote, bien sea en forma de propuesta que entre dentro de lo aceptable o con un acuerdo político en los próximos días. Pero el secretario de organización, José Zaragoza, ya recordó ayer que si los presupuestos se tumban Catalunya “dejará de recibir 4600 millones en infraestructuras”.

Por otra parte los consejeros de economía catalán (PSC), Castilla y León y la Rioja (PP) y Asturias (PSOE), se reunieron ayer para debatir sobre el modelo. Todos ellos coincidieron en que el acuerdo está verde pese a su urgencia.

Afirmaron que las propuestas que hasta ahora ha puesto encima de la mesa el Gobierno no suponen “una mejora apreciable”. La mesa redonda demostró que les siguen separando temas básicos, como la aplicación de los criterios de solidaridad entre autonomías. La consejera castellana Pilar del Olmo aventuró que “alguien deberá perder para que ganen todos” y que a Solbes le toca ofrecer la solución.

DISPLINA DE VOTO

No está en cuestión

El PSC amagó en su día con romper la disciplina de voto del grupo socialista pero, a tenor de las declaraciones de los últimos días, esa posibilidad no está encima de la mesa pese a que tenta a no pocos dirigentes del partido y el Govern. 

ENTRE BAMBALINAS

Buscando el acuerdo

Los socialistas catalanes intentan el pacto con Madrid. Si quisieran ya lo tendrían pero opinan que ninguna de las ofertas del Gobierno ha estado a la altura de lo que prevé el Estatut. Zaragoza recordó ayer que un veto al presupuesto sería perjudicial y que ellos están “forzando la negociación” al máximo.