Público
Público

Defensa acudirá al funeral de 19 militares republicanos

Un coronel, Díaz Ripoll, representará por vez primera al ministerio en un acto de este tipo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Ministerio de Defensa enviará a un representante al entierro de los 19 milicianos republicanos que fueron asesinados en 1936 y cuyos restos fueron exhumados el pasado año en una fosa de Melegís, en El Valle (Granada), por la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica. Así lo confirmaron ayer a Público el subdelegado del Gobierno en Granada, Antonio Cruz, y el alcalde del municipio, Juan Antonio Palomino (PSOE), que solicitó la presencia de un cargo militar porque 'son soldados españoles'. Será la primera vez que un representante del ejército acuda a un funeral de este tipo o, al menos ,'que haya constancia', sostiene Palomino.

En este caso, el encargado de representar al ministerio será el subdelegado de Defensa en Granada, el coronel Juan Antonio Díaz Ripoll, que tiene encomendadas funciones administrativas, pero no militares. Esas competencias corresponden al comandante militar de Granada, el teniente general del MADOC (Mando de Adiestramiento y Doctrina). El subdelegado de Defensa depende directamente del Ministerio, no del MADOC. El cargo lo ocupan, por lo común, militares en situación de reserva.

Los cuerpos de los militares, hombres de entre 16 y 30 años, estaban enterrados en una finca del municipio, que ocupaba antiguamente las inmediaciones del cementerio. La hipótesis más probable es que venían desde Malága, una vez que los fascistas se hicieron con el control de esta provincia. 'Todo el mundo pensaba que estaban en una cuneta, pero un hombre ya mayor que abrió la zanja, nos indicó el lugar exacto', explica el alcalde, que cree que el funeral, que se celebrará el próximo viernes, es 'una forma de cerrar esta etapa'. 'Eran militares españoles, que defendieron la legalidad democrática', añade.

El consistorio se puso en contacto con Defensa en 2009 para poder identificar a los 19 militares republicanos, aunque la tarea resultó finalmente imposible. Cada uno de los cuerpos será enterrado en un nicho del cementerio municipal, 'con su número, por si alguna vez alguien los reclama'.

Según el alcalde, nadie se ha opuesto a esta iniciativa: 'Al contrario, para muchos es como quitarse una espinita que teníamos ahí clavada, se enterrarán como se entierra a todo el mundo en el pueblo'. Al funeral le seguirá un acto civil en el cementerio.