Público
Público

"Los diputados no tienen mandato para esta reforma"

Entrevista a Ignacio Fernández Toxo, secretario general de Comisiones Obreras.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ignacio Fernández Toxo, secretario general de Comisiones Obreras y presidente de la Confederación Europea de Sindicatos, argumenta que los partidos no pueden 'hurtar el voto a los ciudadanos' sobre la reforma constitucional. Sin embargo, defiende 'la disciplina en el uso de los recursos públicos', aunque combinando 'la reducción del déficit de manera más lenta con la necesidad de crear empleo' e incrementando los ingresos a través de la fiscalidad.

¿Qué es peor el fondo o la forma de la reforma constitucional?

Las formas que son parte del fondo, porque las formas tienen mucho que ver con la concepción de la democracia que se tiene. La posibilidad de establecer elementos de disciplina presupuestaria ya estaba contemplada en la propia Constitución, claro que en un artículo que establecía la primacía del empleo sobre la disciplina fiscal. Por otra parte, en un estado autonómico establecer una regla única para realidades muy diversas parece disparatado y va a limitar las posibilidades de actuación en las zonas con más necesidades del país. Con la Ley de Estabilidad Presupuestaria era más que suficiente. El problema fundamental es el mensaje que esta reforma envía de cuál es ahora la prioridad porque relega la cohesión social y el empleo ante los compromisos con el sector financiero. Y la ruptura del pacto constitucional, que se arruina además hurtando el voto a los ciudadanos.

¿Por qué es necesarioel referéndum?

Los diputados no tienen mandato para esto. Ningún partido concurrió a las elecciones con una propuesta de reforma constitucional en esta dirección. La ciudadanía debe tener la posibilidad de apoyar o no la reforma que nace dentro de la legalidad, pero con una legitimidad cuestionable. Y no había necesidad urgente para ella.

Entonces, ¿quién impone esta reforma?

Creo que es una imposición de los mercados a través de las instituciones europeas y los gobiernos francés y alemán. Nuestros límites de capacidad de gobierno se han estrechado. Hay más gobierno desde el mundo de las finanzas que desde la política y, por tanto, de la ciudadanía.

'Nace dentro de la legalidad pero con una legitimidad cuestionable'

¿Puede llegar a plantearse otra huelga general?

No descarto ningún escenario de respuesta. Pero creo que las movilizaciones que hemos puesto en marcha se ajustan a las posibilidades y necesidades de este momento .

¿El 15-M ha restado representatividad social a los sindicatos? ¿Hay algún cauce abierto para hacer cosas de forma conjunta?

Los sindicatos y el 15-M actuamos en planos distintos. Hay elementos de confluencia pero nuestra función en la sociedad está bien delimitada. Hemos puesto en marcha un proceso de confluencia con sectores que están integrados dentro del 15-M, pero no queremos ocupar el espacio del15-M ni renunciar al nuestro.

¿Se está sacralizando el déficit cero o casi cero?

Lo que se traslada a la Constitución es una concepción ideológica de que el Estado tiene que tener una presencia mínima. Lo que es lamentable es que el partido socialista se apunte a este carro.