Público
Público

Dirigentes del PP se repartían dinero de la campaña

Un informe avisa del saqueo de parte de los fondos públicos para financiación electoral  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las elecciones de 2004 no llevaron a Mariano Rajoy a la Moncloa, pero parte del equipo que montó su campaña tuvo supuestamente ingresos extras en su cuenta corriente de la mano de la trama Gürtel y de los fondos públicos que se destinan a pagar las campañas. Y lo mismo había sucedido ya con las elecciones municipales y autonómicas de 2003, según la policía.

El informe sobre la relación entre la trama de Francisco Correa y dirigentes del PP, fechado el pasado julio e incluido en la parte del sumario cuyo secreto se levantó ayer, muestra que el entonces gerente Luis Bárcenas dirigió personalmente el proceso de contratación de la trama para que organizara la campaña. Posteriormente, él mismo, junto con otros dirigentes del PP Jesús Merino, Jesús Sepúlveda y Gerardo Galeote sería supuestamente el receptor de los pagos por dicho contrato, a través de la sociedad Spinaker 2000 SL, donde estos políticos se repartían con Correa los fondos, según la policía.

Bárcenas firmó el contrato con Rialgreen, empresa de la trama

'Los fondos públicos recibidos para la financiación electoral y que se destinan a pagar los actos electorales que realiza la formación política, actos para la campaña electoral realizados por Rialgreen [empresa de la trama], revierten a los responsables políticos del Partido Popular encargados del control de los ingresos y gastos electorales, distrayendo estos recursos de forma indirecta para su lucro personal', sostiene el informe policial.

El mecanismo de actuación que describe el informe para las elecciones de 2004 era sofisticado: el PP adjudicó a la trama los trabajos de campaña y esta, a su vez, subcontrató buena parte de los trabajos a una multinacional de prestigio, McCann.

Dos contratos distintos

La organización de Correa subcontrató los trabajos a una multinacional

Según el informe, la multinacional y la trama, a través de Rialgreen, percibían la misma cantidad. Y parte de los fondos de Rialgreen acababan repartiéndose entre sus seis socios los cuatro dirigentes del PP, Correa y el enigmático PAC a partes iguales.

El contrato del PP con Rialgreen lo firmó el propio Bárcenas para la 'prestación de servicios publicitarios'. Y el mismo día, Rialgreen firma un 'acuerdo privado de colaboración' con Mc-Cann Erickson para 'la prestación de los servicios que Rialgreen SL tiene que realizar al PP dimanantes del contrato suscrito entre Rialgreen y el PP'. Este último contrato incluye una 'cláusula de confidencialidad sobre lo pactado' y el compromiso de 'no divulgar su contenido a terceros bajo ningún con-cepto'.

Autonómicas catalanas

El reparto final se hacía a través de Spinaker 2000 y a partes iguales

En el caso de las elecciones autonómicas catalanas, que se celebraron también en 2003, aunque en fecha distinta al resto de autonomías, la trama no subcontrató a McCann, sino que hizo una joint-venture con Asian Deluxe Group, administrada por José Luis Roig. De esta empresa también salieron partidas hacia el testaferro y hacia el misterioso 'PAC', que a su vez cobraron como siempre a través de Spinaker.

Rialgreen facturó al PP más de tres millones de euros entre 2003 y 2004, según subraya el informe policial. El texto no hace ninguna estimación global de la parte de esta cantidad que presuntamente se repartió después entre los cuatro dirigentes del PP, Correa y 'PAC', pero sí que muestra cómo funcionó el reparto de una partida de las autonómicas del año 2003.

El informe detalla un reparto de beneficios a repartir al 50% entre Rialgreen y McCann; eso es, 194.509 euros para cada uno. Rialgreen distribuyó este pastel de la siguiente forma: 12.800 para Boomerangdrive, también del grupo; 90.000 para Asian Deluxe, su socio para las catalanas; y el resto a Spinaker. A 'PAC' le correspondieron 41.172 euros, por la doble vía de Asian y Spinaker. Y a los seis socios de esta última, 13.927 euros a cada uno.