Público
Público

EEUU dice que el pasaje de los vuelos no era "controvertido"

No aclara qué llevaban los aeronaves que hicieron escala rumbo a Guantánamo 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Embajada de EEUU en España rompió este martes su silencio. Portavoces de la legación diplomática aseguraron haber cumplido con los 'deberes' que les fija el convenio bilateral que mantiene con España sobre Defensa y que, por tanto, los aviones estadounidenses que hicieron escala en nuestro país o la sobrevolaron en su camino desde o hacia Guantánamo 'no transportaban pasajeros ni carga que pudiesen ser controvertidos para España'. Los representantes del Gobierno de Washington insistieron en que se habían ajustado en todo momento a dicha literalidad del artículo 25 del convenio.

Este era un argumento que ya había hecho suyo el Ministerio de Defensa español horas antes, cuando hizo público un comunicado en el que asegura que 'las autoridades de EEUU han confirmado por escrito que todos estos vuelos cumplían lo previsto' en los acuerdos. El departamento que dirige Carme Chacón subrayó que no tiene 'constancia de ningun vuelo o escala en territorio español por parte de aeronaves de las Fuerzas de los Estados Unidos de naturaleza ilegal'.

Para entonces, el debate ya estaba en el Congreso, donde tanto PP como PSOE utilizaron los vuelos como arma. Empezó la portavoz conservadora, Soraya Sáenz de Santamaría, quien acusó a los socialistas de vulnerar el deber de custodia de documentos secretos. Pidió por ello la comparecencia de los ministros de Exteriores y Defensa, Miguel Ángel Moratinos y Carme Chacon.

El portavoz socialista, José Antonio Alonso, devolvió el balón al campo del PP. 'Debe ser Aznar quien dé explicaciones', aseguró pese a que durante el Gobierno socialista al menos nueve vuelos hicieron escala en España.

Libre de las sospechas, Gaspar Llamazares aprovechó para atacar a ambos. 'Tanto peca el que mata, como el que tira de la pata', ilustró. El portavoz de IU exigió responsabilidades al PP por su 'complicidad' en los 'vuelos de la tortura', pero también al PSOE por negarse a investigar y por mantener a España en la 'red de torturas de Guantánamo'.