Público
Público

Los encausados por una suelta de visones recusan al juez por parcial

El magistrado reconoció que su padre tuvo una granja de explotación animal "y fue lo que nos dio de comer a todos".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Mi padre tuvo una granja y fue lo que nos dio de comer a todos'. La frase, pronunciada por el juez que debe emitir sentencia contra los 12 animalistas encausados por su presunta participación en una suelta de 20.000 visones en 2007, ha sido utilizada como argumento para recursar al magistrado José Antonio Vázquez Taín. Entienden que, al estar vinculado a negocios de explotación animal, no puede ser imparcial.

Los animalistas, a los que también se les ha acusado de los delitos de allanamiento, desorden público y asociación ilícita, aseguran que Taín realizó la confesión durante la comparecencia de una de las imputadas, la portavoz de Equanimal Olaira Freiría. Ésta se desmarcó de los hechos y negó que hubiera forzado cierres para entrar en las granjas.

Según reproduce el abogado de los activistas, Daniel Dorado, el juez ironizó entonces con que esos recintos a menudo no están cerrados: 'Sí, las granjas de visones se suelen dejar la puerta abierta, es decir..., mi padre tuvo una granja y como fue lo que nos dio de comer a todos y éramos seis hermanos, pues claro, la dejaba siempre abierta, porque no pasaba nada,...'.

Pero no ha sido hasta ahora, una vez que se les ha permitido el acceso al sumario, cuando han querido presentar la solicitud de recusación del juez. 'Pensamos que era mejor esperar para tener las grabaciones y poder apoyarnos en sus declaraciones con concreción, citando sus palabras textuales y el minuto en el que se encuentran en la cinta', explica Dorado, que confía en que la Audiencia Provincial de Santiago de Compostela admitirá su recurso. 

Ya lo hizo a mediados de julio, cuando revocó la prisión provisional que el juez Taín había dictado para tres de los doce animalistas, al considerar que no concurría 'ninguno de los fines que constitucional y legalmente la justifican”.

Todos ellos son o han sido miembros y colaboradores de Equanimal e Igualdad Animal, dos organizaciones que han realizado investigaciones sobre las industrias peleteras y el maltrato a los animales en las granjas de visones (Ver en Granjasdevisones.org y Granjasdevisones.es). Unas iniciativas que, según la portavoz de Equanimal, Olaia Freiría, nada tienen que ver con el tipo de acción de la que se les acusa y por la que podrían enfrentarse incluso a penas de prisión. 

'Nuestro activismo es diferente, a cara descubierta e identificándonos como miembros de nuestras organizaciones', dice Freiría, que asegura que siempre han asumido las consecuencias de las acciones que realizan porque entienden que es el precio que hay que pagar por defender a los animales. 

Para la portavoz, la atribución de los hechos que atentaron gravemente contra la fauna y el ecosistema de los alrededores de la granja Visones Bermúdez, en Santiago de Compostela, se enmarca en 'un proceso general de criminalización de todo un movimiento'.

'Hay casos similares en otros países, como en Austria. Allí se produjeron algunos daños en centros de explotación animal y se intentó culpabilizar a un grupo de activistas que pasaron varios meses en la cárcel y luego fueron absueltos', cuenta la portavoz, que cree que les han incriminado por ser la cara visible de una corriente de concienciación que está provocando un rechazo social cada vez mayor hacia la industria peletera. 

Además, ambas organizaciones proanimalistas denuncian el posicionamiento que el juez ha manifestado públicamente contra los imputados. 'Esto no es ecología, causan terror, y algunas explotaciones se han visto obligadas a cerrar a raíz de todas estas acciones', dijo a los medios Taín realizando unas declaraciones por la que el abogado defensor pide que sea apartado del procedimiento.