Público
Público

Un equipo español diseña un robot para cazar pedófilos en redes sociales

El sistema permite bloquear el contacto del ciberacosador con los menores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un grupo de investigadores españoles ha ideado una trampa digital para localizar y neutralizar a los pedófilos que aprovechan la falta de control en la red para contactar con menores. El prototipo, diseñado por ocho investigadores de la Facultad de Informática de la Universidad Politécnica de Madrid, recibe el nombre de Baby Bot, y se basa en un robot que se conecta a las redes sociales y a través de distintos avatares, que funcionan de manera autónoma deambulando por la red y se expresan con el lenguaje propio de un menor, crea señuelos para atrapar a los pedófilos.

'Te vienen a buscar a ti', resume José Gabriel Zato, director del grupo investigador. Los avatares, dirigidos por el robot, son capaces de establecer conversaciones con otros usuarios sin esperar a que sea un posible ciberacosador quien se dirija a ellos. Cuando el usuario real escribe una frase de respuesta, el Baby Bot la interpreta y genera instantáneamente una respuesta que transmite el avatar ficticio.

El robot crea frases automáticas para conversar, pero sin incitar al delito

Estas respuestas 'se construyen de forma específica para que se mantenga el interés de la conversación y así esta derive en frases que progresivamente suben de tono', señala Zato.

Cuando el presunto acosador empieza a realizar preguntas del tipo: '¿Qué talla de pecho llevas?' o '¿Podría verte desnudo?', la alarma salta en el sistema; la charla se guarda en una base de datos y el usuario entra en un registro de presuntos depredadores.

El investigador precisa que 'el avatar actúa como gancho y se muestra receptivo, pero nunca provoca al verdugo ni hace proposiciones deshonestas'. En este sentido, José María Gómez Hidalgo, que trabaja para la empresa de seguridad Optenet en el desarrollo del producto, con una subvención de la Comunidad de Madrid, recuerda que 'no puede haber evidencias de incitación, porque en España es delito', al contrario de lo que ocurre, por ejemplo, en EEUU.

La ONG Protégeles recibe unas 3.000 denuncias al año de acoso a menores

Los creadores de Baby Bot utilizaron la plataforma Second Life como banco de pruebas, aunque aseguran que puede aplicarse en cualquier red social. De hecho, la empresa está investigando con Tuenti cómo crear perfiles que busquen amigos de manera autónoma y evalúen sus actitudes.

Una vez concluya el desarrollo del sistema, Gómez prevé, entre otros usos, distribuirlo a particulares, colegios o institutos a través de un software que, instalado en un ordenador, podrá bloquear el acceso de un menor a todos los ciberacosadores registrados, con sólo activar una pestaña en las opciones del programa.

La empresa también está dispuesta a trasladar el programa a las fuerzas de seguridad del Estado. 'Ellos pueden contactar con el proveedor de internet y, en caso de alguna irregularidad, solicitarle la IP y los datos del presunto pedófilo', explica Gómez. El trabajo no es fácil, dado el grado de experiencia de los internautas. 'Tienen muchos conocimientos informáticos y entre ellos llegan a crear redes para atrapar a menores; al final, todo se convierte en una lucha constante de inteligencias entre ambas partes', asegura Zato.

En la actualidad, Optenet no conecta directamente con la policía, sino que utilizan a la ONG Protégeles como encargada de tramitar todas las denuncias. El organismo recibe unas 3.000 al año, la mayoría sobre pornografía infantil. 'De redes sociales recibimos unas cien en 2009', dice su presidente, Guillermo Cánovas, alertando de que todo el tráfico de menores se está trasladando a estos portales debido a su multifuncionalidad.

La política de privacidad, según Cánovas, difiere mucho de unas redes sociales a otras. 'Tuenti trabaja muy bien y se adapta a la legislación española, mientras que con Facebook todo es mucho más complicado', resume.