Público
Público

Un error policial ha obligado a cambiar la seguridad del Papa

Un agente perdió 11 folios de un documento sobre el dispositivo de protección. Interior asegura que contenían "poca información sensible". La Generalitat exige que se sancione al policía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un agente del Cuerpo Nacional de la Policía (CNP) perdió a comienzos de octubre en Barcelona 11 folios relacionados con el dispositivo de seguridad de la visita del Papa. Sin embargo, lo que durante todo este tiempo se había mantenido como un secreto policial, ayer saltó a las ondas: un ciudadano anónimo entregó los documentos a la emisora de radio catalana RAC1 y esta los hizo público.

El hombre había hallado los documentos esparcidos por el suelo de la Vía Augusta, de Barcelona, el martes por la noche mientras paseaba a su perro. El jueves por la mañana decidió entregarlos a la emisora de radio.

Un vecino halló los documentos en la calle cuando paseaba a su perro

En la documentación hallada se detallaban los nombres, números de teléfono y correos electrónicos de altos mandos de los diferentes cuerpos policiales que participarán durante el operativo de seguridad organizado con motivo de la visita de Benedicto XVI. Pero no sólo eso. El informe también reflejaba el número de cámaras de seguridad y de inhibidores de frecuencias necesarios para el área de la Sagrada Familia, y las necesidades materiales y de agentes que se necesitarán. Incluso, en qué hoteles dormirá el séquito papal.

Los documentos perdidos formaban parte de la documentación con la que habían trabajado la mañana del 7 de octubre los participantes en una reunión del Centro de Coordinación Operativa (CECOR) que debe organizar las funciones de las diferentes policias. En concreto, se estudió el sistema de transmisiones necesario para asegurar las comunicaciones entre los cuerpos de seguridad.

Ayer, tras hacerse público el extravío, el vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguraba durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que los documentos no contenían ninguna información clave para la seguridad del Papa y que, en su momento, el agente ya había comunicado la pérdida a sus superiores. 'Tenemos un plan de seguridad perfectamente chequeado y garantizamos al 100% la seguridad de la visita', añadió. Rubalcaba sí criticó que la persona que los halló decidiera entregarlos a un medio de comunicación en lugar de llevarlos a una comisaría.

Según fuentes policiales, el policía informó inmediatamente de la pérdida de la documentación a la Comisaría General de Seguridad Ciudadana y a la Dirección General de la Policía, ambas en Madrid, así como a los responsables del CECOR, el organismo donde se había manejado. Él, según estas fuentes, no había participado en la reunión, pero es el colaborador de uno de los mandos que sí asistió a la misma y que le había encargado diferentes aspectos logísticos del dispositivo de comunicaciones.

'Había poca información sensible', recalcaban ayer a Público fuentes de Interior, que resaltaban que la que lo era referida a las frecuencias de radio que se iban a utilizar en las transmisiones entre las diferentes policías y a las direcciones IP de las conexiones por internet y sus claves de acceso se cambió inmediatamente. En el mismo sentido se pronunció el delegado del Gobierno en Catalunya, Joan Rangel, que afirmó que la pérdida no suponía 'ningún riesgo ni peligro' porque cuando las autoridades fueron informadas del extravío hicieron las correcciones oportunas.

Paralelamente, la policía abrió un investigación interna para determinar si el agente que perdió la documentación había cometido alguna negligercia y, en ese caso, adoptar algún tipo de sanción. Mucho más dura se mostró la consellera de Justícia, Montserrat Tura, quien calificó el extravío de 'negligencia' y exigió a Interior que 'averigüe' quién fue el causante del entuerto y lo sancione.