Público
Público

Los espías también trabajarán para Salgado

El CNI implica al Ministerio de Economía en el diseño de la estrategia de Inteligencia para 2011

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El mayor ataque que ha sufrido España en los últimos tiempos no iba dirigido contra su integridad territorial, su Ejército en el extranjero o pretendía alterar el sistema de libertades con atentados terroristas. La gran amenaza al país en 2010 tuvo como objetivo su economía, que entre el 3 de mayo y el 17 de junio pudo perder hasta 25.600 millones de euros por un ataque especulativo, precedido de una serie de rumores procedentes del exterior. El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) trabaja ya para advertir al Gobierno de una situación similar y para ello ha implicado, entre otros, al Ministerio de Economía en el diseño de su estrategia para 2011.

El departamento que dirige Elena Salgado participa desde 2003 en la Comisión Delegada para Asuntos de Inteligencia (CDAI), que ahora preside Alfredo Pérez Rubalcaba en su calidad de vicepresidente primero del Gobierno. La CDAI tiene entre sus funciones la de aprobar la Directiva Anual de Inteligencia, hoja de ruta en esta materia para todo el ejercicio. Pero desde el pasado marzo, Economía ha participado en el diseño mismo de la estrategia, concluida y pendiente de aprobación, por iniciativa del director del CNI, Félix Sanz Roldán.

Sanz Roldán ofreció en marzo participar a todos los ministerios

El jefe del servicio secreto español, con rango de secretario de Estado, ofreció hace ocho meses a todos los número dos de los Ministerios que trasladaran al CNI sus necesidades en el ámbito de Inteligencia. Y ahí es donde Economía ha aportado sus preocupaciones. El propio Sanz Roldán ofreció ayer en la Universidad Carlos III un esbozo de su iniciativa, a la que han respondido 'todos aquellos organismos del Estado que sienten que necesitan saber algo con antelación, tener elementos de juicio para la toma de sus decisiones'.

La Ley Reguladora del CNI, aprobada en 2002, sitúa entre los objetivos del centro los de 'obtener, evaluar e interpretar información' para proteger 'los intereses políticos, económicos, industriales, comerciales y estratégicos de España'. Para ello, añade la ley, el CNI puede actuar tanto dentro como fuera del territorio nacional. Dos de las cuatro subdirecciones del centro, la de Contrainteligencia y la de Inteligencia Exterior, asumieron las competencias que correspondían a la extinta División de Inteligencia Económica. El Gobierno tiene previsto potenciar su trabajo, como recoge ya la Estrategia Española de Seguridad, que llega incluso a proponer la creación de un servicio de inteligencia económico.

Dos subdirecciones del CNI combaten la agresión económica exterior

Todo apunta a Alemania y al Deutsche Bank como origen de los rumores en mayo sobre una supuesta necesidad de la economía española de ser rescatada. Hechos como el intento de filtrar informaciones falsas a agencias de noticias internacionales; otras que llegaron a ser publicadas por prestigiosos medios, como el Financial Times Deutschland, e incluso declaraciones de miembros del Gobierno germano no parecen una simple coincidencia.

Sólo los fondos de inversión de alto riesgo pueden aspirar a protagonizar grandes ataques especulativos. Y siempre basan su actuación en tres pilares: una gran cantidad de información, ingentes sumas de dinero y cómplices bien posicionados. Una vez seleccionado el objetivo, se elige el producto financiero más adecuado, los denominados derivados, que permiten apostar a favor o en contra del Ibex, por ejemplo, sin tener una sóla acción. Consiste en algo así como obtener beneficios vendiendo algo que no se tiene.

La crisis irlandesa motiva el último ataque especulativo contra España

Según la información que ofrece regularmente la CNMV, los fondos especuladores volvieron a apostar a la caída de valores de la bolsa española el pasado día 5, tomando lo que se conoce como posiciones cortas contra la banca. En mayo aprovecharon la crisis griega para lanzar rumores sobre España y ahora han utilizado el caso de Irlanda. El servicio secreto griego (EYP) ha identificado a cuatro grandes compañías de servicios financieros que en diciembre vendieron 'de forma masiva bonos (estatales) y los volvían a comprar a precios reducidos al final de la jornada', según el diario To Vima.

DISPLAY CONNECTORS, SL.