Público
Público

Figar sólo contrata empleadas de hogar que hablen tagalo

La consejera burla la bolsa de empleo de Madrid al exigir que su asistenta domine la lengua de Filipinas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La consejera de Educación y Empleo de la Comunidad de Madrid, Lucía Figar, presentó el pasado 9 de marzo de 2010 una oferta en el Servicio Regional de Empleo para la siguiente ocupación: “Empleada de hogar interna, con cinco años de experiencia, idioma tagalo” (lengua oficial de Filipinas). Figar, de 36 años, no encontró en esa bolsa de empleo lo que buscaba. El certificado de la Consejería de Empleo y Mujer señaló que no existían “demandantes de empleo disponibles para cubrir dicha oferta”.

Tras confirmar, mediante este trámite, que no había asistentas que hablasen tagalo en paro en Madrid, Figar acudió a una mujer filipina que trabajaba en casa de unos diplomáticos en Noruega para contratarla. Fuentes sindicales explican que la petición de una oferta con exigencias extravagantes (como el idioma tagalo) es un procedimiento habitual cuando alguien quiere contratar a un extranjero concreto que reside fuera de España, informa Ana Requena. En ese momento, figuraban en el Servicio Regional de Empleo de Madrid casi un millar de mujeres que buscaban trabajo como empleadas del hogar.

Fuentes del Consejo General de la Abogacía destacan que exigencias como la planteada por Figar son un truco del que abusaron los empleadores durante años para burlar los trámites de las oficinas de empleo. El objetivo era plantear un requisito (hablar tagalo) que ninguna demandante de trabajo pudiese cumplir en España, quienes tienen preferencia para ocupar las vacantes del INEM. “Hoy en día, ya no se conceden este tipo de peticiones, porque se entiende que hablar un idioma como el tagalo no puede ser un requisito para limpiar en una casa”, explican las mismas fuentes, informa Daniel Ayllón.

Tras la respuesta negativa del Servicio Regional de Empleo, Figar inició la tramitación para lograr la residencia legal en España de la persona que quería contratar. El 15 de marzo de 2010, el área de Inmigración de la Delegación del Gobierno en Madrid concedió el permiso para la mujer filipina que residía en Noruega.

La petición de un idioma exótico es habitual para no dar empleo a españolas

Entre los documentos presentados por Figar para llevar a cabo la contratación figura una copia del Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid en la que aparece su nombramiento como consejera. Sin duda, una forma de facilitar a los funcionarios la identificación de la solicitante, aunque ello no sea un requisito.

El servicio doméstico no está actualmente incluido en el catálogo de ocupaciones de difícil cobertura ni tampoco lo estaba en el momento en que la ex consejera de Inmigración registró su extraña oferta de empleo. Por tanto, este catálogo impide que un empleador contrate extranjeros salvo en determinadas profesiones para las que no hay oferta suficiente en España.

La consejera no explicó ayer el motivo por el cual exigió al Servicio Regional de Empleo el dominio del idioma tagalo para su empleada del hogar en lugar del español o simplemente el inglés. Fuentes de la consejería, consultadas por este periódico, descartaron ofrecer una explicación al tratarse de un asunto que corresponde “a la vida privada de la consejera”.

La consejera de Educación y Empleo vive momentos de dificultad. El conflicto educativo desatado por el rechazo de su departamento a contratar 3.000 profesores interinos en Secundaria para el próximo curso ha desatado las críticas de padres, profesores y rivales políticos. El pasado jueves, durante el debate en la Asamblea de Madrid sobre el conflicto educativo, Figar no dudó en aludir a las vidas privadas de hasta cuatro personas para defender sus argumentos.

La consejera logró contratar así a una filipina que vivía en Noruega Al diputado socialista Eusebio González Jabonero le acuso de contradecir sus opiniones en defensa de la escuela pública con su experiencia laboral puesto que había ejercido como profesor en un colegio privado. “Yo he tenido experiencia laboral en mi vida antes de ser político. No sé si podemos decir todos lo mismo. Si quiere, señora Figar, hablamos de su vida privada, que a lo mejor da mucho juego”, le respondió González.

Al ministro José Blanco y al secretario general de UGT, Cándido Méndez, les acusó de las mismas incoherencias que al diputado González por “llevar a sus hijos a un colegio privado”. El ministro reconoció llevar a sus hijos a un colegio privado por no tener uno bilingüe al que matricular a sus hijos en su lugar de residencia.

Otra de las alusiones a la vida privada de sus rivales fue lanzada por Figar contra el portavoz del PSM, Tomás Gómez. La consejera insinuó que el líder socialista no merece ser profesor de Economía de la Universidad Carlos III de Madrid con una experiencia laboral como “socorrista de piscina” en Parla.