Público
Público

El Gobierno allana el respaldo del PNV a los Presupuestos de 2012

Un nuevo traspaso de competencias «sienta las bases» del apoyo, según el Ejecutivo. El PNV amenazó con romper si no se cerraba el acuerdo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El PSOE emplea la palabra 'encarrilado', sin querer lanzar en público más campanas al vuelo. 'Debería crear un clima de confianza positiva', advierte a Público un miembro de la dirección del Grupo Socialista. 'Sienta las bases para que todo transcurra sin problemas', coincide un muy destacado miembro del Ejecutivo. El Gobierno y el PNV cerraron ayer el paquete total de traspasos acordado para el primer semestre de 2011 con seis nuevas transferencias y engrasaron así decisivamente lo que los interlocutores socialistas describieron como 'muy buen clima de entendimiento' con el Grupo Vasco.

Esta proclamación de sintonía llegó en un momento especialmente determinante de cada año político: en vísperas de la votación del techo de gasto presupuestario que fija el límite máximo que puede gastar el Estado, que se producirá en el Congreso en las próximas semanas. Este trámite es el peaje parlamentario que prologa el debate sobre los Presupuestos Generales, que el Gobierno enviará al Parlamento en septiembre. Una derrota en esta última votación equivaldría a un adelanto electoral, al colocar al Ejecutivo ante una perspectiva de debilidad insostenible.

El PSOE advierte un 'muy buen clima de entendimiento' con el Grupo Vasco

Pero el Gobierno considera salvado ese escenario de derrota. La reunión celebrada ayer en Madrid entre el Ejecutivo y los nacionalistas vascos, tras un preámbulo de serias advertencias por parte del PNV, concluyó con final feliz para ambas partes y abonó esa aparente sintonía.

Los negociadores vascos se dijeron 'muy satisfechos' al lograr seis nuevos traspasos en materia de empleo, infraestructuras, cultura y educación, y el PSOE consideró pagada una nueva letra de la hipoteca presupuestaria adquirida para conquistar el apoyo del PNV a las últimas Cuentas aprobadas en el Parlamento.

Ambas partes desligaron formalmente el encuentro de la negociación presupuestaria. Los nacionalistas vascos reiteraron que el Ejecutivo aún no ha contactado con ellos para contrastar sus intenciones. En privado, los socialistas pusieron en duda esta afirmación, con pies de plomo, para ahuyentar recelos.

La reunión 'marca la actitud de PNV' en las Cuentas de 2012, dice Erkoreka

'Nosotros hemos cumplido el plan que comprometimos con el PNV cuando negociamos los Presupuestos', subrayó un dirigente del grupo que dirige José Antonio Alonso. A buen entendedor, pocas palabras bastan. ¿Lo entenderá así el PNV? 'El Grupo Vasco puede, desde luego, hacer una lectura positiva sobre la seriedad del PSOE', abunda esta fuente para allanar una impresión incontrastable hasta el momento cierto de la votación del techo de gasto. El PNV 'debería' así revalidar su confianza en los socialistas.

Según insistieron ambas partes al término del encuentro José María Benegas encabezó la delegación socialista y Aitor Esteban, portavoz adjunto, la del PNVlos Presupuestos han permanecido al margen de las conversaciones sobre traspasos en estos seis meses. Lo reiteran en cada cita de estas características.

Los socialistas confían en que los vascos apoyarán el techo de gasto

El portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, agitó los preparativos del encuentro de ayer con un órdago que molestó a los negociadores socialistas, que prefirieron 'olvidar' una vez concluida la reunión. En una entrevista a Onda Vasca, Erkoreka sentenció que la cita de ayer 'marcará la actitud del PNV' para los Presupuestos de 2012.

Cualquier 'incumplimiento' en las transferencias comprometidas a cambio de los Presupuestos del año en curso, advirtió el responsable nacionalista, 'dificultará ostensiblemente cualquier contacto o conversación con el Gobierno'.

Tras este primer asalto, lo que podía haber pasado por un encuentro más media docena ha celebrado hasta ahora esta comisión de traspasos se convirtió en el definitivo. Para no arruinar el trabajo hecho y ante las fechas y votaciones definitivas que se avecinan el PSOE optó por mantener la cabeza fría: 'Acudiré a la reunión por disciplina, pero conmigo no se negocia de esa manera', se contuvo el jefe de su delegación, José María Benegas.

'Erkoreka sabe que las posiciones están muy cercanas porque hemos trabajado mucho', agregó el diputado socialista, que calificó el órdago del portavoz vasco de 'amenaza innecesaria'. Lo fuera o no, horas después se deshizo el nudo apretado por Erkoreka y la cuerda que ahogó por unas horas la estabilidad del Gobierno volvió a destensarse.

Al calor de este viaje de ida y vuelta a la sintonía entre PNV y PSOE, Alfonso Alonso, portavoz adjunto del PP en el Congreso, calificó de 'humillación' para el lehendakari, Patxi López, el nuevo acuerdo cerrado entre socialistas y nacionalistas vascos. En declaraciones a Europa Press, Alonso limitó el alcance de las transferencias acordadas a la estrategia de los socialistas de 'aferrarse al sillón de la Moncloa'.

Gobierno y PNV cerraron el traspaso de seis competencias que ascienden a unos 2,3 millones de euros y afectan a una veintena de funcionarios. Entre otras, la comisión bilateral selló la transferencia que permitirá a Euskadi gestionar los ERE de las empresas públicas del Estado en su territorio. Además, se cede el control y la gestión del tráfico fluvial y marítimo, la de fondos de archivos provinciales de titularidad estatal, y la ampliación de servicios de enseñanza en materia náutico-pesquera.

El paquete transferido se completa con otras cesiones en el ámbito de la gestión de la propiedad intelectual y de nuevas competencias en transporte por carretera.