Público
Público

Gobierno y Generalitat, en punto muerto sobre la reforma educativa

Ninguna de las dos partes ha cedido en sus posturas con respecto al modelo lingüístico establecido en el borrador de la ley educativa de Wert. La consellera Rigau ve "difícil" llegar a un acuerdo sobre la inmersión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Es necesario mejorar la calidad del sistema educativo y reducir las altas tasas de abandono escolar temprano'. Este es, prácticamente, el único punto en el que los Gobiernos estatal y catalán están de acuerdo con respecto al anteproyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) que el ministro José Ignacio Wert presentó a las Comunidades Autónomas la semana pasada.

Esta tarde, después de dos horas y media de 'seria' reunión entre Wert, la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, y la consellera catalana, Irene Rigau, ese ha sido, de nuevo, el único punto en común al que han llegado. Pero en lo que respecta a la nueva distribución de competencias con respecto a la organización y los contenidos de las asignaturas y al nuevo modelo lingüístico propuesto por el Ministerio para las regiones con lengua cooficial, ambas partes se han quedado en punto muerto.

Aunque la 'discusión sosegada y cordial' -según Wert- ha sido 'seria, pero serena' -según Rigau-, ninguna de las dos administraciones ha conseguido acercar posturas y, por ello, sólo han acordado aplazar el debate para los próximos días. Así, igual que han hecho hoy, Gobierno y Generalitat seguirán intercambiando los respectivos informes jurídicos con que cada uno de ellos justifica su posición y, el próximo 19 de diciembre, debatirán sobre ello, una vez más, en la Conferencia Sectorial prevista para dicho día.

No obstante, la batalla entre Wert y Rigau parece tener 'difícil' solución, según la consellera, ya que el objetivo que persigue el ministro -que los alumnos catalanes dominen ambas lenguas por igual- 'ya se cumple en Catalunya'. Por ello, ha dicho, considera que la nueva normativa -que obliga a las Comunidades a financiar la escuela privada a los padres que quieran escolarizar a sus hijos con el castellano como lengua vehicular- responde a motivos 'políticos', ya que 'no responde a ninguna realidad que haya que arreglar'.

Asimismo, la titular de Educación catalana ha asegurado que esta medida 'no tiene base jurídica', a pesar de que Wert la justifica basándose en la jurisprudencia del Tribunal Constucional y el Tribunal Supremo. 'Las sentencias del Supremo son sobre casos particulares', ha argumentando la consellera. 'En Catalunya sólo se puede aplicar lo que ya se viene haciendo [el modelo de inmersión lingüística donde el catalán es la lengua vehicular]', ha resumido Rigau, que también se ha negado a aceptar 'la opción que modifica el reparto de competencias' en contenidos curriculares.

Rigau: 'En Catalunya sólo se puede aplicar el modelo que ya existe'

'Estamos en profundo desacuerdo con la opción de que el Ministerio tenga que examinar a nuestros alumnos y preparar él los exámenes', ha añadido también la consellera, haciendo alusión a las futuras reválidas. 'Eso hace desaparecer el modelo de responsabilidad total que tiene la Generalitat sobre el sistema educativo', ha agregado Rigau, que considera el borrador de la Lomce 'inconstitucional'. 'Así es difícil llegar a un punto común, ya que partimos de bases radicalmente distintas', ha concluido Rigau, que ofreció su rueda de prensa casi íntegramente en catalán y no en la sede del Ministerio, sino en la delegación de la Generalitat en Madrid. 

Quien sí compareció en su casa -y de forma simultánea a la consellera- fue el ministro, José Ignacio Wert, quien también confirmó que, tras la reunión 'no ha habido avances materiales', salvo el de que han conseguido 'identificar el núcleo de diferencias' que les separa, informa Efe.

El titular de Educación ha defendido la constitucionalidad de su anteproyecto y su no invasión de competencias autonómicas -tanto en lo referido a la realización de 'evaluaciones estatales' como en lo que respecta al modelo lingüístico-, que son las principales bases a discutir y que hace que sus posturas continúen 'distantes'.

Wert: 'El proyecto de ley es modificable siempre que no se cambien los objetivos que persigue' Pese a todo, Wert ha reiterado que el texto final aún no está cerrado, ya que la Lomce es aún un anteproyecto que aún tiene que dar 'muchos pasos'. Primero debe ser aprobado por la Conferencia Sectorial de Educación, luego pasar por el Consejo de Estado y, tras la aprobación por el Consejo de Ministros, tiene que pasar por trámite parlamentario. Por lo tanto, ha proseguido Wert, el proyecto de ley 'es modificable' y el texto no está cerrado, sino 'abierto'.  'Hay mucho tiempo para seguir hablando de muchas cosas', ha apostillado el ministro, quien ha repetido que todo el tiempo que queda hasta aprobar la reforma es 'hábil' para general 'el mayor consenso'. Por último, el ministro ha mostrado otra vez su disposición a considerar aportaciones 'que sirvan' y que no modifiquen los 'objetivos que la ley persigue'.