Público
Público

Un grupo prosaharaui, desalojado del Congreso y trasladado a comisaría

Los activistas, entre los que estaba Willie Toledo, interrumpió con gritos la votación de una moción para instar al Gobierno a condenar la violencia en El Aaiún

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El problema del Sáhara y la violencia desatada tras el ataque de Marruecos al campamento de refugiados ha vuelto a estar presente en el Congreso de los Diputados.

Primero porque se votaba una moción promovida por IU-ICV para instar al Gobierno a condenar la violencia desatada en El Aiaún y segundo porque justo antes de que se produjera esa votación un grupo prosaharaui, en el que se encontraba el actor Willie Toledo, ha sido desalojado del hemiciclo tras proferir gritos en favor de la lucha saharaui.

En concreto han sido seis los activistas que han sido desalojados por orden del presidente del Congreso, José Bono, tras interrumpir la votación. Bono ha ordenado tomar sus nombres y llevarles a la Comisaría del Congreso por si hubieran cometido alguna 'falta o delito'.

Pero en vez de quedarse en las dependencias policiales de la Cámara, han permanecido hasta que concluyó el pleno en uno de los salones próximos al hemiciclo, custodiados por la Policía, para después ser trasladados a la Brigada de Información metidos en un furgón blindado. El objeto de su traslado es que se les pueda tomar declaración para el correspondiente atestado. Su salida del Congreso ha estado acompañada de gran expectación mediática.

Tras permanecer sentados en la tribuna de invitados durante todo el pleno en el Congreso, en el momento de empezar a votar los activistas se han levantado de sus asientos y han comenzado a increpar a los diputados con gritos de '¡El Sáhara no se rinde!', '¡Libertad!', '¡España atiende, el Sáhara no se vende¡', '¡Sáhara Libre!' o '¡Cuánta hipocresía!'.

Funcionarios de la Policía que se encontraban en la tribuna de invitados cuando se produjeron los hechos escucharon que, además de las proclamas políticas, también gritaron contra los diputados. En concreto, utilizaron la expresión '¡Diputados chorizos!', han asegurado otras fuentes parlamentarias.

Los hechos podrían hacerles responsables de un delito tipificado en el Código Penal, en el artículo 497.1, el cual establece que 'incurrirán en la pena de prisión de seis meses a un año quienes sin ser miembros del Congreso de los Diputados (...) perturben gravemente el orden de sus sesiones'.

A instancias de IU-ICV el pleno del Congreso ha aprobado una moción en la que se insta al Gobierno 'condenar los incidentes violentos' ocurridos durante el desalojo del campamento saharaui de El Aaiún, aunque sin hacer mención a Marruecos.

La moción también pide que el Ejecutivo 'exprese a las autoridades marroquíes su preocupación ante las informaciones sobre violaciones de derechos humanos en el territorio del Sáhara Occidental'. Todos los grupos parlamentarios han votado a favor, salvo ERC, que se ha abstenido.

El texto es similar a los aprobados por el Senado el pasado martes y por el Parlamento Europeo la semana pasada, que también recibió el respaldo de todos los grupos políticos, y que Marruecos tildó de 'parcial, injusta y precipitada'.

El acuerdo en el Congreso ha sido posible después de que IU-ICV haya aceptado un texto alternativo del PSOE que omite la condena expresa a Marruecos por desmantelar el campamento por la fuerza.

En la moción se reclama que la misión de la ONU en el Sahara Occidental (Minurso) lleve a cabo una investigación independiente para esclarecer los hechos y determinar cuántos muertos y desaparecidos hubo, ante la discordancia entre los datos ofrecidos por Marruecos y por el Frente Polisario.

Se solicita además a Marruecos que permita a los observadores internacionales, a las organizaciones humanitarias y a los periodistas entrar libremente en el territorio y que la Minurso supervise la situación de los derechos humanos.

Todos los grupos de la oposición han aprovechado el debate para arremeter contra el Gobierno por su falta de firmeza ante Rabat y dar la espalda al pueblo saharaui tras los incidentes en El Aaiún.