Publicado: 04.12.2010 18:14 |Actualizado: 04.12.2010 18:14

"La Guardia Civil obligó a algunos controladores a trabajar a punta de pistola"

El portavoz del sindicato de controladores USCA en Baleares, Javier Zanón, denuncia la forma de actuar de la Guardia Civil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

 

Los controladores aéreos han garantizado que trabajarán con "absoluta normalidad" en los aeropuertos de Baleares a partir de las 15.00 horas, según ha informado el portavoz del sindicato de controladores USCA en las islas, Javier Zanón, quien ha denunciado que la Guardia Civil "ha obligado a trabajar a punta de pistola" a algunos compañeros suyos que se encontraban descansando en el centro de control de Son Sant Joan, bajo "la amenaza de llevarlos al calabozo".

Así, ha explicado que agentes de la Benemérita han llegado esta mañana a las salas de control, donde estaban "descansando" algunos controladores, a quienes han conducido "a punta de pistola" a la sala de operaciones del centro de control, donde les ha obligado a sentarse, bajo la amenaza de detenerlos en caso de que se negaran.

Por otro lado, ha indicado que los controladores aprovecharán el cambio de turno previsto para las 15.00 horas para comenzar a desarrollar su trabajo mientras esperaban a Aena abriera el espacio aéreo.

De este modo, está previsto que se incorporen 16 controladores aéreos en Son Sant Joan, si bien Zanón ha advertido de que hay "tal crisis de ansiedad" en este colectivo, que cabe la posibilidad de que algunos trabajadores consideren que "no están en condiciones psicofísicas" para desarrollar su labor.

En este sentido, ha recordado que los controladores tienen la obligación por Ley de trabajar en condiciones psicofísicas, de forma que si no lo hacen, "pueden enfrentarse a penas de cárcel y a multas de hasta 200.000 euros".

Así, ha señalado que, pese al "ataque de ansiedad masivo" que se ha producido en el colectivo de controladores en las últimas horas, los trabajadores que se incorporen a las 15.00 garantizarán la seguridad de los pasajeros, una vez se reabra el espacio aéreo del archipiélago.