Público
Público

Un hombre mata de una puñalada a otro en plena calle sin mediar palabra

El fallecido tenía 54 años. Las fuerzas de seguridad de Valladolid siguen investigando para conocer las causas del suceso y arrestar al autor del homicidio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:



Un hombre de 54 años, Rufino Arnanz Sánchez, ha muerto este lunes en Valladolid a causa de la puñalada que le ha asestado otro varón, que llevaba la cara cubierta y que le ha agredido sin mediar palabra en plena calle, según han informado fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Castilla y León.

El suceso ha ocurrido en torno a las 08.15 horas de la mañana, cuando se ha desencadenado el suceso mortal en la calle Nicasio Pérez de la capital vallisoletana, en el barrio de San Juan, donde residía la víctima.

El autor del apuñalamiento pudo actuar para cometer un robo

Las fuerzas de seguridad trabajan en la investigación del caso para conocer las causas y arrestar al autor del apuñalamiento, quien pudo actuar para cometer un robo, ya que se supone que el agresor se ha llevado una riñonera, aunque 'todo ha sido muy rápido'. Pero por el momento sólo es una hipótesis, ha explicado el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Cecilio Vadillo.

Allegados, vecinos y conocidos han coincidido en definir al fallecido, capataz agrícola de profesión, casado, con dos hijos y dos nietos, como 'muy buena persona'.

'Toda la vida trabajando y al final para que pase esto', ha asegurado entre lágrimas un familiar directo del fallecido, visiblemente afectado por la muerte y que ha explicado que la víctima sólo llevaba el poco dinero que portaba en su cartera en el momento del suceso.

Consternación, tristeza y confusión son los sentimientos con los que han despertado hoy los vecinos del barrio en el que vivía la víctima, donde poco a poco se han ido enterando de un suceso fatal del que dan fe cuatro claveles rojos situados entre la acera y la calzada, como muestra de cariño, en memoria del fallecido.

El fallecido era capataz agrícola, estaba casado y tenía dos hijos y dos nietos

Bares, tiendas y la propia calle son testigos de los comentarios de todos los que viven o pasan por la zona del apuñalamiento y que buscan alguna respuesta para intentar explicarse por qué ha ocurrido el incidente mortal.

'Era muy buena persona', ha asegurado una mujer de 48 años, vecina del mismo inmueble en el que residía el ahora fallecido, tras recordar que la víctima deja esposa, una hija y un hijo, además de dos nietos, y ha descrito, entre sus costumbres, cómo era habitual ver a la víctima paseando a su perra por la calle.

Entre las versiones que se cuentan en el vecindario, se encuentra la de algunos vecinos que han oído cómo la víctima ha encontrado la muerte cuando se dirigía a coger su coche para ir a trabajar, a la Asociación de Investigación par la Mejora del Cultivo de a Remolacha Azucarera (AIMCR).

Los residentes en la zona, que han calificado el barrio como muy tranquilo, han asegurado que les será difícil olvidar cómo, tras el apuñalmiento mortal, han visto llegar asistencias sanitarias, policías y especialistas para practicar el levantamiento del cadáver ante la mirada atónita de los transeúntes que no se podían explicar lo ocurrido.