Público
Público

Un hombre se suicida tras agredir a su esposa, su hijo y su suegra en Caravaca

El matrimonio estaba separado desde 2007. El agresor acuchilló de gravedad a las tres personas y luego se quitó la vida con la misma arma

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El hombre que se ha suicidado hoy en Caravaca después de haber herido de gravedad a su mujer, a su hijo de 10 años y a su suegra, estaba separado de su esposa desde 2007, y, aunque no tenía antecedentes de violencia de género, según la Delegación del Gobierno, ella había comunicado al Ayuntamiento haber sido víctima de malos tratos psicológicos.

Este hombre, de 46 años y cuya identidad responde a las iniciales J.P.M.F, residía desde su separación en el vecino municipio de Cehegín, del que era natural, mientras que su mujer y sus dos hijos, de 8 y 10 años, vivían desde entonces en casa de la madre de ella, en Caravaca de la Cruz.

El Ayuntamiento de Caravaca informó de que, en el momento de la agresión, alrededor de las 15,40 horas, se encontraban en la casa, además de los tres heridos, el segundo hijo de la pareja, una hermana de la mujer y el marido de ésta, que fue quien se llevó al menor de los niños de la casa cuando ocurrieron los hechos, en el portal de la vivienda.

El alcalde, Domingo Aranda, dijo a EFE que la mujer del agresor había solicitado asistencia legal en el Ayuntamiento en febrero de 2007 cuando se separó, si bien nunca requirió ayuda por malos tratos físicos.

Los hechos ocurrieron en la calle de Alfonso Zamora cuando, por causas que aún se desconocen, el hombre acuchilló de gravedad a su mujer, E.M.S., de 39 años; a su suegra, F.S.M., de 60 años, y a su hijo de 10 años, y luego se quitó la vida con la misma arma.

El niño, que al igual que su madre y su abuela fue asistido en un primer momento en el hospital Comarcal del Noroeste, se encuentra fuera de peligro en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) tras haber sido operado de las heridas sufridas en el cuello, según la Policía Local. Su madre fue trasladada al hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia para ser intervenida, mientras que la abuela está estable, con pronóstico reservado, en el centro hospitalario del Noroeste.

El alcalde manifestó su 'más profundo pesar por los hechos acaecidos' y su repulsa a 'este acto violento', reclamó unidad para luchar contra este tipo de delitos, y deseó la pronta recuperación de los heridos.