Público
Público

El independentismo "rupturista y transformador" quiere entrar en el Parlament de Catalunya

La Candidatura d'Unitat Popular (CUP), movimiento vecinal y municipal, presentará candidatos en las cuatro circunscripciones. El periodista David Fernández, activista del barrio de Gràcia, encabeza la lista por Barcelona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una formación independentista catalana, la Candidatura d'Unitat Popular (CUP), que hasta ahora sólo había competido en comicios de ámbito municipal, ha decidido dar un salto y concurrir a las elecciones al Parlament del próximo 25 de noviembre.

Así lo ha resuelto su Assemblea Nacional, con el 77% de votos favorables, reunida este sábado en la localidad de Molins de Rei.

La CUP presentará candidatos en las cuatro circunscripciones. La lista por Barcelona irá encabezada por un periodista, David Fernández, activista durante años en el barrio de Gràcia, vinculado a movimientos vecinales y actividades relacionadas con la economía social.

Catalunya se encuentra, según él, 'en una encrucijada histórica'. En conversación con Público ha explicado que la CUP 'viene de lejos' y que se planteaba desde hace tiempo la obtención de representación parlamentaria, pero que ahora, tras la masiva manifestación de la Diada, 'el ciclo político se ha acelerado'. 

No es una fuerza extraparlamentaria marginal. Procede del municipalismo. Las CUP cuentan hoy en día con representación en cerca de setenta ayuntamientos. En las últimas elecciones municipales consiguieron más de cien regidores y el gobierno de cuatro alcaldías. Ahora aspiran a entrar en el Parlament de Catalunya porque creen que quizá de esta manera pueden 'abrir una puerta que cambie radicalmente la dinámica política actual y permita un avance sustancial en derechos sociales y nacionales del pueblo catalán'.

La militancia ha participado en la definición del  programa y de las estrategias Medirán sus fuerzas en las urnas con el resto de partidos y coaliciones tradicionales y lo harán en unas elecciones que se presumen cruciales para el futuro político de Catalunya, ya que ahora son muchos los ciudadanos de esa comunidad que, a pesar de lo establecido en la Constitución española, perciben que la independencia de Catalunya se encuentra al alcance de la mano.

Para dar ese paso, la CUP se ha tomado su tiempo. Han celebrado asambleas abiertas en las localidades en las que cuentan con una implantación más o menos significativa. En ellas su militancia ha participado en la definición de las líneas programáticas y estratégicas que este sábado también han sometido a votación en su Assemblea Nacional.

Descartaron la búsqueda de alianzas con ERC y otras fuerzas de izquierdas  independentistas. Para justificar esa actitud afirman que los pactos entre 'cúpulas' no suelen funcionar. La unidad, dice David Fernández se consigue evitando los desahucios, haciendo dimitir a los corruptos y defendiendo servicios sociales, no en los despachos'. Destaca la voluntad transformadora de las CUP, así como su tradición anticapitalista y socialista, alejada del republicanismo más o menos liberal que caracteriza a otras formaciones soberanistas. 'Hemos demostrado -dice- que existen formas de hacer política más democráticas y que es posible transformar la economía para poner fin al capitalismo senil'