Público
Público

Interior y el CNI describen una ETA en descomposición

Los golpes policiales han debilitado a los sectores que aún defienden la violencia. A los Servicios de Información no les consta que la banda haya decidido dejarlo ya

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno tiene en su poder informes de los responsables de la lucha antiterrorista que describen una ETA inmersa ya en un proceso de descomposición que se agrava según pasan los días. La banda no logra recuperar su capacidad operativa ni imponer su criterio al conjunto de la izquierda abertzale. Este motivo ha influido en la decisión del Ejecutivo de comenzar a modular su mensaje respecto a Batasuna, sin que eso implique variar la política de acoso a la organización terrorista.

No obstante, los Servicios de Información aseguran no disponer de indicio alguno que apunte a que la dirección de ETA haya tomado la decisión de abandonar definitivamente la práctica violenta o de que esté cerca de hacerlo. Y así se lo han trasladado también al Ejecutivo. Describen una banda que atraviesa una situación de impotencia y que sigue aferrándose a su papel de vanguardia de la izquierda abertzale tradicional, aunque es incapaz de ejercer como tal.

La policía no detecta síntomas de recuperación de ETA en Francia

A esto, añaden, han contribuido de forma decisiva los golpes policiales que se vienen dando desde noviembre de 2009 contra las correas de transmisión utilizadas por ETA para trasladar sus órdenes a la izquierda abertzale y contra los grupos que mantenían viva la llama de la violencia. Las operaciones contra el grupo de abogados que intentaba controlar a los presos, los comisarios políticos de Ekin y la dirección de la organización juvenil Segi son los principales hitos de esta estrategia, en la que ha jugado un papel muy destacado el Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Esta situación de parálisis hace que cada minuto que pasa corra en contra de la organización terrorista. Una banda que no atenta, va a rebufo de las iniciativas de Batasuna y no supera su debilidad operativa no se encuentra en una simple situación de impasse, sino directamente de descomposición, según el mismo análisis. En este contexto, a la acción policial de desgaste se han sumado en los últimos días las declaraciones del Gobierno reconociendo que la tensión entre las dos facciones existe, aunque todavía formen parte de un mismo cuerpo. En todo caso, el Gobierno asume cómodo el papel de espectador en esa lucha de poder, según las fuentes consultadas.

Interior espera un nuevo comunicado, pero evita especular sobre su contenido

Por otra parte, los Servicios de Información admiten que en las próximas semanas la banda lanzará un nuevo comunicado, pero rechazan pronunciarse sobre su contenido. Prevén, no obstante, que, ante la situación descrita, la dirección de ETA dé un nuevo paso que en cualquier caso no resultará definitivo para el fin de la violencia, requisito que demanda el Gobierno para que la ilegalizada Batasuna pueda concurrir a los comicios municipales y forales de mayo del próximo año bajo otra denominación.

En cuanto a la situación operativa de la banda, los indicadores detectables en Francia, como el robo de coches, no apuntan a una pronta recuperación, aunque las Fuerzas de Seguridad nunca descartan que se pueda producir al margen de su control. El 19 de septiembre se detectó el último movimiento significativo, cuando dos cazadores sorprendieron a una pareja de supuestos etarras manipulando unos bidones que contenían armas y sustancias químicas, de las que la banda utililiza para realizar falsificaciones de documentos.

El último asalto adjudicado a ETA es el de un taller en el sureste del país. Los etarras se llevaron el 3 de julio 200 placas de matrícula, troqueladoras y nóminas de los empleados, que luego utilizan, junto a documentación falsa, para formalizar el alquiler de viviendas.

Pero ninguna de estas acciones soluciona uno de sus mayores problemas operativos, el déficit de material explosivo. Este viene propiciado por el importante golpe a su red de zulos del verano pasado y el plan frustrado de trasladar su principal base logística a Portugal. Descolgados de la banda y perseguidos por la Guardia Civil, los miembros del comando Imanol de ETA, desarticulado en Guipúzcoa, se reunían para deshacerse de casi 200 kilos de explosivo en mal estado.

Difícil de calcular resulta la capacidad de recaudación actual de ETA entre los empresarios vascos, la otra actividad que la banda dijo en su entrevista a Gara que se reservaba a pesar de la tregua. La banda sigue enviando cartas de extorsión de hasta 500.000 euros, unas a nuevos extorsionados y otras de recordatorio y advertencia.

Por último, está la situación en el interior de las cárceles, donde, según el Ministerio del Interior, un 80% de los presos se posiciona ya a favor del final de la violencia. Aun así, la mayoría aguarda a que las tesis posibilistas de la facción liderada por Arnaldo Otegi se impongan y faciliten una salida a su situación. Este hecho está provocando una importante ralentización en la incorporación de mucho reclusos a los procesos de reinserción, según admite Instituciones Penitenciarias.

Noviembre de 2009
Desarticulación de Segi
Primer golpe tras la detención del líder de los posibilistas, Otegi, y contra la reconstrucción de Batasuna. Al mes de la operación contra Bateraguna, cayó la cúpula de Segi, con 35 detenidos. En los registros se hallaron los primeros ejemplares de ‘Mugarri', la ponencia con la que ETA pretendía influir en el debate de la izquierda abertzale. La Policía detectó que los detenidos apoyaban mayoritariamente continuar con la violencia.

Abril de 2010
Golpe al control de presos
Entre los diez detenidos por la Guardia Civil estaban los presuntos responsables de H-Alboka, el subaparato político encargado de mantener la ortodoxia entre los presos y evitar disidencias. A punto estuvieron los arrestados de expulsar a Otegi del colectivo.

Septiembre de 2010
Los comisarios políticos
La Guardia Civil detuvo a nueve presuntos miembros de Ekin, los comisarios políticos de ETA en la izquierda abertzale. En un hecho sin precedentes, algunos habían sido expulsados de las asambleas celebradas por las bases. Ekin siempre había tenido representación en todas las organizaciones del MLNV.

Octubre de 2010
Nuevo golpe a los jóvenes
Otros 14 detenidos por intentar tomar el relevo de los detenidos en 2009. Sólo Segi y Askatasuna apoyaron a ETA en las asambleas.