Público
Público

IU abre el debate para poner límites a la Ley de Amnistía

Una proposición de ley en el Congreso persigue el fin de la legislación de punto final. IU pide al Supremo que sea "respetado y respetable"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'El escándalo es que los verdugos sean legitimados por el Tribunal Supremo (TS) como acusadores y que las víctimas sean juzgadas y penadas una vez más'. El portavoz de Izquierda Unida en el Congreso, Gaspar Llamazares, defendió con esta paradoja la necesidad de reabrir el debate sobre la Ley de Amnistía que su grupo trasladó ayer a la agenda del Congreso.

Este texto preconstitucional se ha convertido en manos del Supremo en una carta de impunidad para el franquismo que ha servido, incluso, para justificar que se encause al único magistrado que ha investigado los crímenes de la dictadura.

La iniciativa exige que los crímenes de la dictadura no prescriban nunca

Al calor de este proceso abierto contra Baltasar Garzón, IU e Iniciativa per Catalunya Verds presentarán una proposición de ley en el Congreso que pide que se reforme la norma aprobada en 1977. El objetivo es evitar que se convierta en 'excusa para impedir la persecución de las más graves violaciones a los derechos humanos cometidas durante el régimen dictatorial franquista', como alerta la exposición de motivos de la iniciativa.

'No se encontrará en la Ley de Amnistía ningún artículo que diga que quedan amnistiados todos los delitos políticos de los franquistas porque eso no existe', recordó Llamazares. Luego, aconsejó a los magistrados del TS que decidirán sobre Garzón que 'además de ser respetados, sean respetables' y no interpreten la norma de forma 'sesgada'.

IU pretende adaptar la ley de 1977 a la legislación internacional

Según Llamazares, la 'tergiversación' de las leyes de Amnistía y Memoria Histórica ha degenerado en 'la sensación de que las víctimas del franquismo van a tener que pedir perdón' a los culpables. Para combatir esta impresión, la propuesta de IU-ICV pretende adaptar el contenido del texto de 1977 a las leyes internacionales que decretan que los delitos de genocicio y lesa humanidad no prescriben nunca.

La exposición de motivos que acompaña a la iniciativa es un cuidado alegato contra quienes administran la Ley de Amnistía como una de punto final que convierte en inviolable a la dictadura.

IU recuerda que la ONU 'ha advertido más de 15 veces' de que 'las autoamnistías no están contempladas, al tiempo que ha pedido a España, al menos cuatro veces, que no considere la Ley de Amnistía como un obstáculo para juzgar los crímenes contra la humanidad que hubieran podido ser cometidos'.

PSOE, PP y CiU acogen sin entusiasmo el texto de IU-ICV

La iniciativa pretende añadir al texto aprobado en plena Transición un detallado catálogo de graves delitos en los que se reconocen aquellas imputaciones que pesan sobre las autoridades del franquismo. La reforma plantea un nuevo artículo que especifique que 'en ningún caso será de aplicación la amnistía a los actos criminales de genocidio o de lesa humanidad cometidos con anterioridad a la presente ley' de 1977.

'Impedir el derecho de las víctimas o sus descendientes a ser oídas y a acudir a los tribunales para juzgar a los responsables de los crímenes contra la humanidad cometidos durante el franquismo o para conseguir la recuperación de los restos de las personas asesinadas o desaparecidas forzadamente, sería tanto como colocar a España en la cola de los países que han conseguido transiciones de regímenes dictatoriales a democracias parlamentarias', defienden IU e ICV.

Cuando se debata en el Congreso transcurrirán varios meses la propuesta tendrá en principio un carácter más simbólico que efectivo. La iniciativa está llamada a priori a convertirse en una defensa de los derechos desatendidos de las víctimas más que a completar su objetivo, a juzgar por la falta de entusiasmo de los grupos mayoritarios. PSOE y CiU pidieron tiempo para analizarla antes de emitir una opinión.

Menos diplomático, el PP dio la espalda a la idea para no alentar 'una crisis institucional', como la que se deriva, a su juicio, de cuestionar la actitud del Supremo frente al juez Garzón y los crímenes del franquismo. Llamazares aseguró ayer contar 'con apoyos' que no especificó. Se da por seguro el respaldo de la izquierda parlamentaria que conforman IU-ICV y ERC. El resto es una incógnita que, según previnieron varios portavoces, es pronto para despejar.