Público
Público

Una ley contra el político bajo palio

El Congreso debate el martes una proposición de ley de libertad religiosa de Esquerra-IU-ICV

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Enterrada por el Gobierno la prometida Ley de Libertad Religiosa, el grupo parlamentario de Esquerra Republicana-Izquierda Unida-Iniciativa Per Catalunya Verds llevará al Congreso su propia iniciativa normativa. El Congreso debatirá el martes la admisión a trámite de una proposición de ley orgánica que quiere superar el 'vacío legal' existente, explicó hoy viernes en un comunicado Joan Ridao, portavoz de ERC.

La Proposición de Ley de Libertad Ideológica, Religiosa y de Culto, que fue presentada a la Mesa del Congreso en abril de 2008, especifica que 'los cargos públicos e institucionales deberán abstenerse de participar en ceremonias o ritos de cualquier creencia en el desempeño de sus responsabilidades'. Y añade: 'Los valores e intereses de las confesiones no podrán erigirse en parámetros para medir la legitimidad o la justicia de las normas y actos de los poderes públicos'. La actual ley, de 1980, deja un amplio margen para la interpretación del juez en asuntos relativos a la separación entre las distintas confesiones y el Estado, favoreciendo un trato preferente al catolicismo.

La iniciativa obliga al Estado a 'garantizar un sistema de educación pública, aconfesional y coherente con los valores democráticos' destinado a la formación de ciudadanos 'libres, iguales, críticos y cultos'. Respecto a las subvenciones, señala que las entregadas a las diferentes confesiones deberán ser siempre finalistas y estarán regidas por la Ley General de Subvenciones.

Por otra parte, un grupo de 20 catedráticos, profesores, investigadores, técnicos, personal laboral y alumnos de la Universidad de Granada ha remitido una carta abierta al rector, Francisco González, expresanso su 'decepción e indignación' por la participación de este en el acto de beatificación de Fray Leopoldo de Alpandeire en la Base militar de Armilla, el pasado 12 de septiembre.

'Se trataba de una ceremonia religiosa, y además de índole anticientífica, ya que para lo que se celebraba era esencial que el beatificado hubiera conseguido violar las leyes de la ciencia a través de un milagro', señala la carta.