Público
Público

Luces y sombras de 25 años en el proyecto europeo

El cambio político, económico y social de España es incuestionable, pero políticos y analistas ven lagunas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Positivo, pero Veinticinco años después de que España firmase el Tratado de Adhesión a la Unión Europea, los partidos hacen un balance de los éxitos conseguidos: la salida de del aislamiento, la estabilidad económica y política, las ayudas para modernizar las infraestructuras, entre otros. Algunos también reparan en las zonas oscuras: demasiadas políticas neoliberales y poca política social progresista.

El ex presidente del Parlamento Europeo y europarlamentario por el PSOE desde 1986 Enrique Barón destaca el profundo cambio de la sociedad en estos 25 años. 'Gracias a nuestro esfuerzo y a la solidaridad europea, estamos en primera división', señala. La UE ha aportado a España, pero también a la inversa. 'Principios políticos fundamentales como la ciudadanía o la introducción del criterio de cohesión que hoy tiene alcance mundial; lleva el sello español en Europa'.

'La alternativa a una UE más fuerte sería la marginalidad', dice Barón (PSOE)

El diputado europeo y secretario general del Partido Popular Europeo, Antonio López Istúriz, incide en el buen funcionamiento del sistema: 'Los países de Europa del Este que se incorporaron ven a España como ejemplo del éxito de la integración. Ha habido bastante consenso en las familias políticas sobre que el sistema ha funcionado'.

Desde 1986, España ha recibido más de 120.000 millones de euros, según datos de la Comisión Europea. En 2008, aportó al presupuesto comunitario 9.966 millones de euros, que representan el 0,93% del PIB nacional y el 9% del presupuesto comunitario. En términos de caja, España salió ganando porque recibió de la UE 13.421 millones de euros ese año.

Ramón Tremosa (CDC): «Sin el euro, España tendría un corralito»

El investigador principal del Real Instituto Elcano, Ignacio Molina, afirma que 'no ha habido ningún esfuerzo de solidaridad como este. Es algo espectacular'. Para él la UE 'es el ancla de consolidación democrática' en España. El resultado es que en estos 25 años la renta por habitante ha pasado del 75% de la media europea al 103%.

Estos fondos, dice, han permitido la modernización de las estructuras productivas, aunque quedan cosas por hacer. En este sentido, el eurodiputado de ERC Oriol Junquera cuestiona que 'las ayudas no han servido en la medida que se esperaba'. En su opinión, las decisiones económicas, tanto con el PSOE como con el PP, se han tomado con criterios políticos 'lo que ha impedido aprovechar mejor' esos fondos. Como ejemplo, señala que la red de ferrocarriles de alta velocidad es 'claramente deficitaria, con la excepción de la línea Madrid-Barcelona'. Sostiene que se ha hecho así para 'favorecer la centralidad de Madrid', aunque tenga costes brutales.

Junquera subraya en su balance que, desde el punto de vista político, España es uno de los países que 'más trabas ha puesto a la integración por su egoísmo de Estado, en el sentido de que es el que más incumple los compromisos que asume'.

Raül Romeva (ICV): 'Europa miraba al norte y ahora mira a España en igualdad'

La mayoría de los políticoscoinciden en que la adopción del euro es uno de los factores claves. El eurodiputado de CiU Ramón Tremosa lo confirma: 'Ha sido lo más decisivo. Sin el euro, España tendría un corralito'. Por eso, resta importancia a las dudas actuales y se pregunta a cuánto estaría la gasolina si no estuviésemos en el euro o cuánto se habría depreciado la peseta. En esta dirección se expresa también el eurodiputado de ICV, Raül Romeva, que considera que 'el euro ha frenado determinados aspectos de la crisis' y propone 'politizar la economía', visto que han fallado los mecanismos de control y regulación en Europa.

La situación económica, señalan muchos, ha puesto de manifiesto la necesidad de avanzar hacia el gobierno económico. Para la eurodiputada socialista María Muñiz, 'la UE se ha construido a golpe de intereses comunes y la crisis actual es una gran oportunidad para impulsar el gobierno económico y dotar de capacidad a la unión monetaria'. Unos pasos hacia los que se dirige la UE inexorablemente. El secretario de Estado para la Unión Europea, Diego López Garrido, confirma que la próxima semana se tomarán decisiones en el Consejo Europeo en esta dirección.

Oriol Junquera (ERC): «'Las ayudas no han servido como se esperaba'

En materia de política social, el análisis de los partidos es dispar. La eurodiputada del PNV Izaskun Bilbao pone de relieve la ventaja que nos llevan otros en el desarrollo del Estado de bienestar. 'Estamos retrasados en materia de conciliación de vida familiar y laboral o en ayudas por hijos' Sin embargo, resalta que ha avanzado bastante en materia de igualdad.

Desde las formaciones de izquierda, señalan el buen lugar de España en esta materia. Según Muñiz, el Estado español 'es reconocido en la UE por haber sido un abanderado de la política de igualdad y en las de protección del modelo social europeo'. En esta línea abunda Romeva, 'España se ha convertido en un país vanguardista. Durante un tiempo Europa miraba al norte y ahora mira a España en materia de igualdad y no discriminación'. Para Tremosa, 'este Estado de bienestar es el gran tesoro que ofrece Europa al mundo. No sólo somos potencia creadora sino que somos los mejores repartiendo la riqueza'.

'Frente a voces alarmistas, el futuro es positivo', asegura López Istúriz (PP)

La investigadora de la Fundación CIDOB Carme Colomina afirma que en las transformaciones sociales 'es donde más se nota el cambio, junto con la consolidación del proceso de democratización del país', asegura. Con la vista puesta en el futuro, Colomina describe tres retos de la UE: 'Reponernos de la crisis y consolidar el euro, adaptarnos a los cambios sin dañar nuestro modelo social y tener una voz de calidad que hable en nombre de los 27'. Una demanda que también hacen los políticos.

Otros fijan su atención en un necesario liderazgo europeo para seguir construyendo Europa. Según Romeva 'los que tenemos son para frenarla. Nos falta voluntad política, económica y social para dar ese salto político que no hemos hecho'. El eurodiputado de UPyD, Francisco Sosa Wagner, partidario de una Europa Federal, propone 'reforzar los mecanismos europeos de dirección unitaria'. Esto se traduciría, explica, en darle mayor relevancia al Parlamento y a la Comisión Europea. Desde esta perspectiva, Junquera cuestiona que 'las instituciones más legitimadas, como el Parlamento, tengan poco poder y que otras de más dudosa legitimidad, como la Comisión, tienen mucho poder'.

Diego López Garrido. Secretario de Estado para la UE

¿La UE se construye a golpe de crisis?
Es verdad que, en momentos críticos, se producen transformaciones profundas y en la UE ha pasado eso. Nació después de una crisis, que fue la Guerra Mundial. Tras la caída del Muro de Berlín, se dio otro gran salto con el Tratado de Maastrich. Ahora, la crisis ha empujado a otro cambio que es el gobierno económico de la UE.

¿Es menos generosa la Unión ahora que cuando España se incorporó?
Las perspectivas financieras estaban acordadas hasta 2013 y la crisis no las ha modificado. Los países que han entrado van a tener una solidaridad y ayuda equivalentes. No se es menos generosa, el caso griego es un ejemplo de solidaridad.

Pero el presupuesto se redujo antes...
El límite máximo era del 1,27% y en la práctica se rebajó un poco. Ha habido contribuyentes netos, entre ellos Alemania, con una creciente preocupación porque se ahorre en la UE.

¿España ha dado o recibido más en estos 25 años?
No podemos hablar sólo en términos de caja. Hemos dado todo lo que hemos podido y en todos los ámbitos. Si España no hubiese aprobado por referéndum tan masivamente la Constitución europea, difícilmente tendríamos Tratado de Lisboa. Si hablamos en términos de caja, España ha recibido más que ha dado, en torno al 1% de PIB a fondo perdido, prácticamente todos los años.

¿Habría que pensar en reformas para la elección de los representantes europeos?
No, es impensable. Tenemos cierta fatiga de reformas y ocho o nueve años de incertidumbre institucional. Tendrán que pasar bastantes años para que se aborde una reforma importante.

¿Qué queda por hacer?
Muchas cosas. España ha marcado en este semestre de presidencia el rumbo de la UE. Las cosas que se han empezado se van a seguir haciendo durante la próxima década.