Público
Público

El matrimonio, indisoluble a toda costa

Teólogos progresistas critican las palabras del obispo Pla contra las parejas de hecho

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las duras declaraciones del obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla, asumiendo que la violencia de género es más proclive en las parejas que no están casadas por la Iglesia han provocado estupor y malestar en muchos entornos, incluida la propia Iglesia. Público se ha puesto en contacto con varios teólogos, que coinciden en asegurar que las palabras del obispo 'son una declaración de ojos cerrados', ausente de compasión, y en incidir en que 'en los matrimonios católicos se da tanta violencia, al menos, como en el resto'.

El más duro ha sido el secretario de la Asociación de Teólogos y Teólogas Juan XXIII, Juan José Tamayo, quien añadió que en las uniones católicas 'se puede dar más violencia, pues se exige a la mujer que se someta a la voluntad del marido'. En su opinión, en este tipo de relaciones 'se vive en situación de patriarcado', mientras que el resto de matrimonios o uniones parentales 'se intenta mantener una relación simétrica e igualitaria'.

Para Tamayo, 'el planteamiento de Reig es de una idealización falaz, una declaración de ojos cerrados', puesto que la apuesta por la indisolubilidad del matrimonio a toda costa 'puede posibilitar el maltrato contra la mujer y los hijos'. 'En todo caso, no hay razón para demonizar otros tipos de familia', agregó.

Por su parte, José María Castillo, desde Granada, sostiene que 'sostener, sin datos, ese tipo de afirmaciones, es cuando menos aventurado'. 'Lo primero que tendría que abordar la Iglesia es la igualdad efectiva de derechos, a todos los niveles, entre el hombre y la mujer', apunta Castillo, quien insiste en que precisamente esa desigualdad es la que lleva 'a muchas mujeres a verse obligadas a seguir unidas a un hombre que los maltrata, por cuestiones de fe o porque no tienen cómo seguir adelante'.

Castillo reclamó a la Iglesia 'que tenga un discernimiento en cada caso, para que sepa qué es lo que tiene que aconsejar. En ningún caso, soportar una vida de humillaciones, que puede acabar en violencia y muerte con el paso de los años'.

Finalmente, el biblista Xabier Pikaza asume que 'la Iglesia ha sacralizado, desgraciadamente, algunas formas de violencia' sobre la base de la indisolubilidad del matrimonio a toda costa. 'Pla está arriesgando a favor de un estilo de Iglesia, y no del evangelio', añade Pikaza, quien no ve 'una relación estricta entre matrimonio católico y violencia', pero tampoco 'entre otro tipo de uniones'. 'Es más, en las familias tradicionales antiguas había mucha violencia oculta. Afortunadamente, hoy estamos ganando en libertad del hombre, y de la mujer'.