Público
Público

Medio centenar de diputados compagina escaño y profesión

La reforma pondrá fin al pluriempleo de quienes acuden a la Cámara y a su despacho

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Del Congreso al bufete. O al despacho de gerente de la clínica privada. O a la sesión del consejo de administración de la petrolera. Esa, con distintas variantes, viene a ser la rutina habitual de un puñado de diputados que, de llevarse a efecto la reforma legal planteada por el PSOE, tendrán que elegir entre el escaño y su profesión. El Congreso no dispone de una lista de los parlamentarios que compaginan el cargo electo con su profesión, pero un repaso a las fichas individuales de la obligada declaración de actividades constata que una abrumadora mayoría de los 350 miembros de la Cámara colabora en medios de comunicación, especialmente radiofónicos o televisivos.

Pero el objetivo de la reforma no es privar a los diputados del altavoz que micrófonos y platós les proporcionan a cambio de nada o de pequeñasindemnizaciones. La meta de la reforma es forzar que los 47 diputados que, según los datos ofrecidos por José Bono en marzo de 2010, compatibilizan el trabajo parlamentario remunerado y el trabajo privado igualmente retribuido elijan entre una cosa y la otra.

Acebes y Cañete se cuentan entre los más prolíficos en actividad privada

Los dos grandes grupos albergan en sus filas a la mayoría de los diputados que hacen doblete. Pero los datos revelados por Público en marzo de 2009, que se mantienen de manera sustancial, constatan que los casos más notorios de pluriempleo se ubican en las filas del PP. En total, y según la información obtenida por este diario hace dos años, cuando el Registro de Actividades no era aún accesible desde la web del Congreso, más de 250 diputados admitían entonces tener segundas dedicaciones al margen de su responsabilidad política. Otros 85 no reconocían ninguna ocupación privada.

Por lo que respecta a la Cámara Alta, 62 de los 259 senadores admitían en 2009 su relación con el sector privado, 48 tienen que ver con empresas y los 14 restantes compaginan su escaño con despachos profesionales, sobre todo de abogacía, al igual que ocurre en el Congreso.

En la Cámara Alta, 62 senadores cobraron del sector privado en 2009

Tras la dimisión como diputados del expresidente de Endesa y fugaz estrella conservadora Manuel Pizarro, y de la del abogado y extitular de Justicia José María Michavila, el pulso empresarial agita el currículum de diputados como los también exministros Ángel Acebes y Miguel Arias Cañete.

Acebes ejerce la abogacía y pertenece al consejo de administración de Cibeles, SA, la macrocorporación financiera de Caja Madrid. Da conferencias remuneradas y pertenece, sin retribución alguna, al patronato de la fundación FAES, el laboratorio de ideas que capitanea José MaríaAznar.

Su homólogo en la condición de exministro, Miguel Arias Cañete, presidente de una compañía de crudo y de la fundación del RACE Real Automóvil Club de España, ejerce la abogacía y se sienta en el consejo de administración de Bami New-Co, SA.

La participación en un negocio familiar seguirá siendo compatible

Dado que el Registro de Rentas y Bienes no es público, resulta imposible colegir si los dos diputados citados o cualquier otro del hemiciclo posee acciones en compañías por las que en un momento dado pueda versar su actividad parlamentaria. Pero la información conocida basta para sostener que el listón de Acebes y Arias Cañete se sitúa muy por encima de la media de aquellos que en el Congreso compaginan actividad pública y privada.

La pertenencia a órganos de control de cajas de ahorros o sus corporaciones y filiales se repite. Además de Acebes, los socialistas Eloísa Álvarez y Joan Canongia y los conservadores José Ignacio Echániz y José Ignacio Llorens figuran en este grupo. Como parlamentarios, todos ellos pulsarán el botón de votaciones cuando el Congreso debata la privatización de las cajas auspiciada por el Gobierno. Es una de las paradojas que origina el actual sistema de compatibilidades.

Otros diputados, aquellos que participan en empresas familiares, tendrán más fácil la opción de obtener la compatibilidad tras la reforma. Es el caso del convergente JosepSánchez Llibre y de los conservadores Arsenio Pachecoy Juan de Dios Martínez Soriano. Los dos últimos son farmacéuticos. Y ambos declaran tener botica.