Público
Público

"Mi madre descansa tras dos semanas interminables"

Muere Ramona Estévez, la mujer de Huelva a quien se le retiró la sonda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ramona Estévez, la mujer en coma irreversible a quien se le retiró hace dos semanas una sonda nasogástrica, murió ayer a las doce del mediodía en el Hospital Blanca Paloma de Huelva a los 91 años de edad. 'Después de dos semanas interminables mi madre puede descansar en paz', declaró ayer a este diario su hijo José Ramón Páez, que pidió la intervención de la Junta de Andalucía en el proceso después de que el médico que atendía a su madre se negara a quitarle la sonda mediante la que se alimentaba.

La historia de Ramona Estévez, uno de los múltiples casos que viene resolviendo la Ley andaluza de Muerte Digna, una norma pionera en España que fue aprobada hace un año y medio, ha enervado a los grupos provida. En estas dos semanas, la Asociación Derecho a Vivir (DAV) llegó a denunciar a la consejera andaluza de Salud, María Jesús Montero, y al hospital por considerar la retirada de la sonda una forma de eutanasia e incluso pidió realimentar a la mujer como medida cautelar.

La mujer había dicho muchas veces que no quería morir sufriendo

Un juzgado de Huelva archivó la denuncia un día antes de la muerte de Ramona, que no había realizado un testamento vital en el que explicase cómo quería morir y en eso se amparaba el médico para no retirarle la sonda, según la familia, pero sí había repetido en multitud de ocasiones que no quería morir sufriendo, como recordó su hijo.

Según explicó la Junta de Andalucía, la retirada de la sonda es entendida como un rechazo al tratamiento, es decir, una práctica permitida por ley (que no incluye ni la eutanasia ni el suicidio asistido,tipificados como delitos en el Código Penal).

Durante las dos semanas en las que esta mujer ha permanecido sin alimentación, su estado ha sido de tranquilidad, según la Asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD), quien asesoró a la familia. 'Se encontraba como si estuviese dormida plácidamente', aseguró Isabel Torres, coordinadora en Andalucía de DMD.

La familia ha contado con el apoyo de Derecho a Morir Dignamente

No obstante, en el último tramo, el estado de Ramona, una mujer con un corazón resistente, se fue deteriorando poco a poco. El pasado lunes se le suministró sedación para evitar cualquier tipo de dolor, según la asociación. 'Su hijo vio que la respiración no era tranquila y que realizaba mínimos gestos faciales y temió que pudiese estar sufriendo', destacó Torres. La presión ejercida sobre la familia pone de manifiesto, según DMD, que es más necesario que nunca abordar el debate sobre la eutanasia.

Torres no puede entender cómo se puede provocar tanto sufrimiento a una familia. 'Ante un proceso terminal es innecesario pasar por este trámite. A la familia se le ha hecho un juicio mediático, incluso José Ramón decía tener miedo a que le volviesen a instalar la sonda nasogástrica. Están agotados por ver cómo su madre se ha ido consumiendo', afirmó Torres.

Desde la asociación, continúan sin comprender cómo no existe aún en España una ley que evite pasar por este trance. 'Ramona podía haber fallecido en tan sólo un día con otro tipo de métodos que están prohibidos legalmente', añadió Torres en referencia a la eutanasia. 'Vamos a dejar de ser hipócritas, la sociedad ya está preparada para aceptar estos métodos. Hay que quitar el tono dramático a la eutanasia, porque lo que en realidad significa es buena muerte', insistió indignada.

'La sociedad ya está preparada para aceptar estos métodos'

Aunque Ramona ha recibido las atenciones médicas básicas, tanto la familia como la asociación DMD califican como innecesario haberla tenido dos semanas sin alimentación. 'Si ella tiene un infarto cerebral y no está sufriendo, ¿para qué y por qué se necesita este proceso?', se pregunta Torres.

En España, la Ley de Muerte Digna anunciada por el Gobierno de Zapatero aún está en tramitación parlamentaria. El candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, se ha comprometido a que, si gana las próximas generales, será la primera norma que apruebe en la siguiente legislatura.