Público
Público

Milán ya no es el derbi de Mou

Los blancos pueden certificar su pase a octavos si ganan en San Siro, pero el técnico podría hacer algún cambio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mourinho asegura que nunca fue visto por el Milan como un enemigo, aunque sabe que genera animadversión. 'Es un equipo que siempre ha dominado en Italia y en Europa; para ellos ver que el Inter ganó la Champions fue duro, por eso no me ven con buenos ojos', comenta el entrenador del Madrid, que vuelve a la ciudad lombarda después de su salida del Inter. Su recuerdo sigue indeleble allí. Ayer un centenar de aficionados neroazzurri le esperaban en las proximidades de San Siro con pancartas en las que mostraban su agradecimiento al técnico luso. El sentimiento es mutuo: 'Ellos me han dado a mi más que yo a ellos; tengo muchas cosas que agradecer a los aficionados del Inter'.

En cuanto al Milan, su figura representa todo lo contrario. En el Bernabéu, los 2.000 aficionados italianos que acudieron a ver el partido de ida no cesaron de increparle. Le recuerdan como el hombre que dio al Inter su mayor éxito reciente y no ayuda a mejorar su recuerdo el talante de Mourinho, que no duda en calentar al máximo los partidos grandes. Mourinho lo comprende: 'Con mi pasado, podéis imaginar que no están enamorados de mi'. En su momento, Galliani, vicepresidente de los rossoneri, dijo que el portugués era un provocador y que incitaba a la violencia.

Como entrenador del Inter, Mou dirigió dos encuentros de visitante ante el Milan. En su primer año en el Inter, perdió 1-0 con un gol de Ronaldinho a pase de Kaká, pero en el segundo pudo desquitarse. Su equipo finiquitó el partido en la primera mitad y el 0-3 que mostraba el marcador al descanso daba cuenta de la superioridad del Inter, que terminaría ganando el triplete. La humillación terminó en 0-4.

A pesar de todo eso, hoy no habrá tantas emociones en juego. Mourinho será el receptor de las iras de la grada, sí, pues las aficiones no olvidan tan rápido, pero el partido no tendrá las alharacas de otras ocasiones. El Milan ya no es su derbi, aunque sigue planteando dificultades. 'Es un partido que cualquier jugador quiere disputar. El Milan, un equipo top, es muy difícil que pierda dos veces seguidas. Así que veremos un equipo con mucha presión y muy motivado', señaló.

Ya antes del choque liguero ante el Hércules, Mou aseguró que el partido de Alicante era más importante que el de hoy. Los datos apoyan su teoría, pues el Madrid, aun perdiendo, se mantendría como líder en la clasificación y tiene el pase casi amarrado. Hoy podría certificarlo e, incluso, asegurar la primera plaza del grupo si vence y el Ajax no lo hace. De ser así, el partido pasaría a la historia como la primera vez que el Real Madrid gana al Milan en San Siro en un partido oficial. También tiene la posibilidad de alcanzar el gol 700 en Copa de Europa. Si todo sale bien, Mourinho no quiere olvidarse de la Liga de Campeones. 'Alguno puede pensar que los dos partidos que quedan no son importantes para mí, pero son muy importantes', aseveró.

Con todo, el partido no tiene el vuelo de otras ocasiones. En la mente de los blancos está el nuevo derbi de Mouri-nho, el domingo ante el Atlético en el Bernabéu, que incluso se plantea hacer cambios en Milan y renunciar a su once de gala, especialmente en el ataque, donde podría entrar Benzema. El portugués recuerda la importancia de los suplentes. 'Siempre quiero tener la estructura base, para mí es el modo más equilibrado de construir un equipo, pero no puede tener éxito si los jugadores que no participan mucho no trabajan. Siempre llega su momento y deben estar preparados', analizó.