Público
Público

Miles de mujeres claman que ir sexy no justifica la violación

La iniciativa, a nivel mundial, se ha extendido por la red

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Miles de mujeres salieron hoy a las calles de la capital de México y Sidney (Australia) para reivindicar su derecho a vestir tan ligeras de ropa y tan provocativas como deseen sin que ello llegue a justificar que las violen. Protestaban así por las declaraciones de un policía de Canadá que el pasado 24 de enero aseguró, en una charla en una universidad de Toronto, que 'las mujeres deberían dejar de vestirse como putas para evitar violaciones'.

Semejante barbaridad desató la furia de las canadienses, que protagonizaron una marcha multitudinaria por las calles de Toronto el pasado abril. Se autodenominó La Marcha de las Putas, al ir sus integrantes con poca ropa.

En las últimas semanas, la iniciativa se ha extendido a varios países y se ha convertido en un movimiento global con numerosos apoyos en las principales redes sociales.

La manifestación de hoy en la ciudad de México, más multitudinaria que la de Australia, la formaban mujeres ligeras de ropa que querían dejar claro que no son 'ni putas ni santas, sólo mujeres'. Los mensajes que se lanzaron destacaron el valor de la negativa de una mujer a mantener relaciones, vista como vista. 'Un no es un no', rezaban algunas pancartas. En México, cada año, más de 1.200 mujeres son atendidas por sufrir algún tipo de violencia.

En Sidney, medio millar de personas coparon el centro de la ciudad. Entre ellas había hombres y transexuales y familias enteras con niños. La mayoría de pancartas mostraban el mensaje rotundo: 'Mi vestido no es un sí'.

Su queja ha sido precedida en las últimas semanas en varias ciudades de Estados Unidos como Dallas, Boston y Chicago, entre otras. Las protestas, que condenan la violencia de género y defienden los derechos y la libertad de la mujer, engloban a mujeres feministas y no feministas, de cualquier condición. A algunas de las marchas incluso se han sumado víctimas de agresiones sexuales, que denunciaron que el trauma de una violación es de por vida.