Público
Público

Los militares "solo queremos tener los mismos derechos que el resto de los ciudadanos"

Centenares de miembros de la Asociación Unificada de Militares Españoles protestan ante el Ministerio de Defensa por el arresto de su presidente "represaliado por hacer uso de su libertad de expresión" y piden "un r&eac

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los militares no se van a 'callar'. Este es el mensaje que centenares de miembros de Asociación Unificada de Militares de España (AUME) ha lanzado este sábado al Gobierno durante una protesta frente a las puertas del Ministerio de Defensa. El arresto de su presidente, el subteniente Jorge Bravo, por pedir 'un régimen disciplinario digno' ha sido la chispa que ha encendido la llama de las movilizaciones. Se trata de la primera manifestación promovida por los militares desde que el PP se encuentra al mando del Ejecutivo y la quinta de toda la Democracia española.

'Solo queremos ser unos ciudadanos más con los mismos derechos que cualquier español y consideramos que el arresto de Jorge Bravo atenta contra nuestra libertad de expresión', asegura el vocal de la junta directiva del consejo personal de AUME, Iñaki Unibasco. 

El arresto del subteniente proviene de unas declaraciones que realizó después de que el Gobierno eliminara la paga extra de los funcionarios, en las que expresó que si se erradicaran 'gastos supérfluos' como festejos y actos públicos, se podrían evitar otros recortes en salarios a los militares. Sus palabras fueron consideradas como 'una conducta pluriofensiva' por el Ejército de Tierra y procedieron a sancionarle con la privación de libertad.  

Jorge Bravo permanece retenido en el centro disciplinario de Colmenar Viejo hasta el próximo 3 de mayo donde también se encuentra incomunicado ya que no tiene acceso a internet ni al teléfono móvil. Sin embargo, el vocal de AUME asegura que 'está con ánimo y espectante, le hubiera gustado estar aquí sumando su voz  a la nuestra'. 

El proyecto de reforma del régimen disciplinario que se encuentra en trámites de aprobación mantiene los principios más restrictivos del actual, el cual lleva en vigor desde 1998. Éste texto contempla la aplicación de castigos por 'hacer reclamaciones, peticiones o manifestaciones contrarias a la disciplina', así como todas aquellas que se realicen en los medios de comunicación. Y es este apartado es el que más irrita a los miembros de las Fuerzas Armadas. 

'Tienen que cambiar de mentalidad, ya no vale solo el ordeno y mando'

'Tienen que cambiar de mentalidad, ya no vale solo el ordeno y mando, solo queremos tener los mismos derechos que el resto de los españoles', asegura un oficial de la Brigada Paracaidista de la Legión, que no quiere dar su nombre por miedo a las represalias.  'Ya que este Gobierno se fija tanto en Alemania, podrían extrapolar también su régimen disciplinario que es más igualitario', añade otro oficial del Ejército de Tierra.

Por su parte, el secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, ha asegurado que 'Jorge Bravo es un amigo, además de un gran demócrata comprometido con las libertades' y ha resaltado que el tránsito de la dictadura a la democracia 'no ha sido completo' y lo demuestra 'este acto y el encierro de Bravo'.

Igualmente, ha indicado que espera que la sociedad española 'cumpla la deuda' que tiene con la gente 'que más le sirve, la mayoría de las veces sin exigir nada a cambio'. Así, Fernández Toxo ha indicado que la sociedad 'se merece una oportunidad' que se la tiene que dar el Gobierno 'liderando un gran compromiso nacional de lucha contra el paro y contra la precariedad'.

'Voy a movilizar todos los recursos disponibles para movilizar a las personas que no tienen ingresos', ha hecho referencia los afectados por las preferentes y los desahuciados de su casa 'por una ley hipotecaria del siglo XIX'. 'Esto no se lo escuché decir ayer al Gobierno', ha apuntado Fernández Toxo.

El acto ha contado con el respaldo y la participación de otras organizaciones como la Asociación de Militares de Tropa y Marinería (AMTM), la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) y el Sindicato Unificado de Policías (SUP). Desde la AUME subrayan que 'una vez que liberen a Bravo, 'seguiremos reivindicando nuestros derechos', porque que 'éste es el principio del cambio', recalcan. A lo que el portavoz de AUME, Mariano Casado, añade 'esto es un movimiento imparable. Hay muchos Jorges Bravos dispuestos a dar la cara y a seguir luchando por los derechos de los militares', concluye.