Público
Público

"No podemos limitarnos a protestar, tenemos que desobedecer"

Este médico de familia, con más de 18 años de profesión a sus espaldas, considera que el personal sanitario tiene que organizarse para defender la sanidad universal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Me da escalofríos la insensibilidad que hemos desarrollado con el drama aunque lo tengamos delante de nuestra ventana'. Con esta frase, Ignacio Revuelta, médico de familia con 18 años de profesión a sus espaldas, expresa su rechazo a la reforma sanitaria impulsada por el Gobierno. 'En nuestro trabajo juramos atender a todas las personas sin discriminación, la sanidad es una línea roja', reivindica.

Ignacio es médico objetor. Antes de aplicarse la reforma, se organizó con otros médicos, informáticos, sociólogos y ciudadanos de a pie para dar a luz a la plataforma ‘Yo Sí Sanidad Universal', desde la que defienden la necesidad de objetar al decreto. 'Sentimos que había que hacer algo más que una declaración de intenciones. No podemos limitarnos a protestar, tenemos que desobedecer', concreta.

'Un compañero me comentaba ayer el caso de un inmigrante con fiebre que, al ver que se le quería cobrar la atención, decidió irse. Puede ser sólo una fiebre, pero también neumonía o meningitis, por ejemplo', explica. A la hora de hacer recetas, el programa informático imposibilita hacer receta a los sin papeles. 'Imagina un caso de crisis epiléptica en la que el paciente tiene que tomar medicación constante. Es algo muy grave', asegura.

'El río va subiendo y los de abajo ya se están ahogando', advierte Revuelta

Ante esta situación, Ignacio cree que es importante que los médicos y el resto del personal sanitario visibilicen su postura de objeción y hagan 'activismo' en los centros de salud.

El problema no alcanza sólo a los inmigrantes, sino también a grupos de población autóctona como, por ejemplo, los parados mayores de 26 años que no hayan cotizado en la seguridad social. 'Se pierde la sanidad universal y se produce la deshumanización del diferente en base a criterios economicistas', explica. 'Se está haciendo trocitos a la sociedad para ir recortando sin que nos demos cuenta, pero el río va subiendo y los de abajo ya se están ahogando'.