Público
Público

Nuevo gesto de Navarra en su boicot al aborto

Pagará todas las interrupciones, pero fuera de la autonomía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno de Navarra (UPN) reafirmó su decisión de incumplir la Ley del Aborto reforzando su sistema para enviar a las mujeres que quieran interrumpir su embarazo a clínicas de otras autonomías. La Consejería de Sanidad ha concertado servicios con otras dos clínicas, en Bilbao y Donostia, para que realicen los abortos de menos de 14 semanas de gestación. Hasta ahora, Navarra sólo derivaba y asumía el coste de los abortos de embarazos más avanzados, por malformación del feto.

Miembros de la Consejería de Sanidad se reunieron hoy con profesionales de sus unidades de atención a la mujer los encargados de tramitar los abortos para informarles de que deriven automáticamente todos los casos a las clínicas con las que han concertado servicios, explicó a Público uno de los asistentes a la reunión. Los abortos hasta las 22 semanas de gestación, por malformación, se harán, como hasta ahora, en dos centros de Zaragoza y Madrid.

Según explicaron en el centro que se ha concertado en Donostia, la clínica Askabide, el gobierno navarro ya les enviaba a mujeres que querían abortar, pero entonces la mujer lo tenía que pagar de su bolsillo. Las dos clínicas están acreditadas para interrumpir embarazos de hasta 12 semanas, que es el límite que marcaba la anterior ley de supuestos. La normativa vigente establece el aborto libre hasta las 14 semanas. Ambas clínicas han solicitado acreditarse hasta este periodo.

Con la anterior ley, la sanidad navarra no financiaba la práctica mayoría de las interrupciones de menos de 12 semanas de embarazo. La razón es que era muy complicado encontrar un médico en Navarra que diagnosticara que seguir con el embarazo supondría a la mujer un riesgo grave de enfermedad psicológica o física, como exigía la anterior ley de supuestos. Por ello, las mujeres que querían acogerse a este supuesto acababan yendo a clínicas privadas de otras comunidades, asumiendo el coste de la intervención.

Con esta fórmula, Navarra garantiza una de las directrices de la norma, como es que ninguna mujer tenga que pagar de su bolsillo la interrupción de su embarazo. Pero incumple otro de los puntos que marca la ley, como es que se garanticen los abortos dentro de su territorio. La Ley del Aborto sólo permite derivar a las mujeres a clínicas de otras autonomías en casos 'excepcionales'. Además, el parlamento navarro (con mayoría progresista) modificó el mes pasado La Ley Foral de Salud, de forma que obliga al gobierno autonómico a garantizar la prestación 'dentro de la región sanitaria de Navarra'.

El PSOE navarro advirtió que estudiará todas las vías jurídicas y políticas si se incumple la ley. Por su parte, IU presentó una moción en el Parlamento de Navarra para 'rechazar y reprobar la actitud' del gobierno de UPN. Por otra parte, el presidente de la asociación de clínicas acreditadas (Acai), Santiago Barambio, recordó que la actitud de Navarra contradice el espíritu de la ley.