Público
Público

"Era un número feíllo"

El segundo premio, correspondiente al 147, repartido entre políticos, parados y estudiantes 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'¡Qué número tan feo!' fue una de las frases más repetidas ayer después de que los niños Eduardo Escobar y Alejandra Alver cantaran el 147 en el sorteo de Lotería de Navidad. El número, uno de los más bajos de la historia, resultó agraciado con el segundo premio: un millón de euros a la serie (100.000 euros por décimo).

Pero a los miembros de Izquierda Unida (IU) de Vélez de Benaudalla (Granada), a los usuarios de una peluquería de caballeros de Calatayud (Zaragoza) y a los jóvenes de Roa de Duero (Burgos) pareció no importarles la estética a la hora de adquirir sus boletos, ya que ayer engordaron la lista de afortunados de la lotería.

En la localidad granadina, que apenas alcanza los 3.000 habitantes, la suerte llegó de la mano de IU, que adquirió la mayoría de los billetes del número agraciado con el segundo premio y los distribuyó en décimos entre vecinos del pueblo. La coalición repartió entre los lugareños unos 30 millones de euros, de los 50 que vendió la administración de lotería número 1, la única del municipio.

'Era un número feíllo', reconoció Francisco Martín, coordinador local de IU y primer teniente de alcalde. Él se quedó con dos décimos, después de cumplir el ritual de intercambiar números con vecinos y algunos concejales del PP y el PSOE. Excepto con la alcaldesa, la socialista Pilar Peramos, que se quedó sin premio.

'Vendimos un décimo a plazos porque el hombre no podía pagarlo'Aun así, ella ayer estaba feliz. 'Nunca imaginé que pudiera estar tan contenta por no tocarme la lotería', afirmó a Público. La alcaldesa no pudo ocultar su satisfacción por la gran cantidad de dinero que se queda en el municipio, por lo repartido que está el premio y porque le ha tocado a gente que realmente lo necesitaba.

'Les ha tocado a algunos parados que iban a verme al despacho, desesperados porque no encontraban trabajo', relató Peramos. 'Incluso hemos vendido un décimo a plazos porque el comprador estaba en el paro y no lo podía pagar', añadió Martín.

En Roa de Duero (Burgos), los clientes del bar African Café festejaron con vino de la tierra los 58 millones de euros que se quedaron en esta localidad de 2.500 habitantes. El premio se repartió, sobre todo, entre los jóvenes estudiantes habituales del local.

Aunque en el municipio no acusan graves problemas de paro, el premio 'les va a ayudar a mejorar su proyecto de vida', declaró a Efe David Colinas, alcalde del municipio. Muchos de los afortunados eran pandillas de amigos que compartían boletos. Otros necesitaban el dinero para la hipoteca. 'Podrán aliviar su economía', concluyó el regidor.

La lotera de Calatayud se estrenó en el reparto de premiosEn Calatayud (Zaragoza), recayó una cantidad similar a las anteriores: 55 millones de euros. La mayor parte del premio corresponde a participaciones de diez euros distribuidas en una peluquería. María Teresa Ruiz, dueña de la administración agraciada, se mostraba ayer 'contentísima' por haber repartido un premio por primera vez.

En Madrid, una administración familiar repartió otros dos millones de euros entre los vecinos del barrio de Salamanca, uno de los más ricos de la capital. 'Pero le ha tocado a gente de toda clase', aseguró ayer Isabel Villalobos, responsable de la administración. Ella y sus hermanos también se llevan un 'pellizco', y todo gracias a una tradición: su abuela llevaba abonada al 147 desde tiempos de la Guerra Civil.

Las afamadas administraciones de Doña Manolita (Madrid) y la Bruixa d'Or en Sort (Lleida) también repartieron parte del segundo premio, pero menos de lo habitual: uno y 15 millones, respectivamente. El lotero de Sort, Xavier Gabriel, endulzó el ambiente con una piruleta gigante. Nunca antes había repartido el segundo premio: 'Era un reto', declaró.