Público
Público

El Estado paga la pensión de orfandad a un parricida

El homicida, internado en un psiquiátrico penitenciario, fue considerado inimputable

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El 23 de enero de 2009, Manuel García Luján, un hombre de baja laboral por depresión se lió a golpes con sus padres sexagenarios en el domicilio que los tres ocupaban en Valencia. Ambos proge-nitores murieron y el parricida fue detenido minutos más tarde. Hoy, casi tres años después de aquel crimen, Manuel, que en la actualidad tiene 34 años, permanece ingresado en el Hospital Psiquiátrico Penitenciario de Foncalent (Alicante) y cobra todos los meses 687,78 euros en concepto de pensión de orfandad, según adelantó ayer Levante.

Fuentes de la prisión confirmaron a Público esta última circunstancia, aunque aclararon que dicho pago es realizado por la Seguridad Social y que Instituciones Penitenciarias sólo tiene constancia de que mensualmente recibe dichos pagos, pero no el concepto de los mismos.

La prestación, de 687 euros, fue solicitada por el propio homicida

Al parecer, el cobro de dicha pensión fue solicitada por el propio parricida poco después del crimen. La normativa sobre la prestación de orfandad espe-cifica que pueden ser beneficiarios de la misma los hijos 'menores de 21 años o aquellos que tengan reducida su capacidad de trabajo en un porcentaje valorado en grado de incapacidad permanente absoluta o gran invalidez', sin distinguir si fueron ellos los causantes de la muerte de sus progenitores.

Manuel está considerado un enfermo mental y, de hecho, fue absuelto en mayo de 2010 de las muertes de sus padres, al considerar el tribunal la eximente completa de enajenación mental ya que el hombre sufría una esquizofrenia de tipo paranoide que le convertía en inimputable de ambos homicidios. El fallo sí ordenó su internamiento en un centro sanitario durante un máximo de 20 años y 'del cual únicamente podrá salir con autorización del tribunal'. La misma decisión judicial fijó también que debía pagar en concepto de responsabilidad civil a su única hermana una indemnización de 300.000 euros que, según detalló el diario valencia, aún no ha comenzado a pagar.

Un tribunal ordenó su internamiento en un psiquiátrico durante 20 años

El caso de Manuel se conoce semanas después de que salieran a la luz otros dos casos de presos que están cobrando prestaciones del Estado por delitos que ellos mismos cometieron. En concreto, se trata de dos condenados por crímenes machistas, Nemesio Antonio Pisonero y Llorenç Morall, quienes reciben sendas pensiones de viudedad pese a ser los autores de las muertes de sus parejas. En el caso de la violencia de géne-ro, la ley que intenta combatir esta lacra detalla que tal circunstancia no se puede producir, aunque no especifica qué hacer con los crímenes anteriores a la promulgación de la misma, como ocurría en el caso de Pisonero. Sin embargo, para el cobro de la pensión de orfandad ningún artículo impide que los parricidas cobren la misma siempre y cuando cumplan las condiciones fijadas por la ley. En el caso de Manuel, su incapacidad mental.

La propia sentencia que ordenó su ingreso en el hospital psiquiátrico penitenciario dio como probado que este mató a sus padres a golpes de bate y televisión 'al escuchar unas voces que le indi-caban lo que tenía que hacer', según manifestó en todas sus declaraciones.