Público
Público

Un partido racista lleva al banquillo a un concejal de IU

Podría ser condenado por llamar "banda terrorista" a los convocantes de una marcha xenófoba

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Unas declaraciones contra una manifestación racista en Valencia podrían costar a un concejal de IU en esta ciudad una condena por injurias. El regidor, Amadeu Sanchis, fue ayer juzgado tras la presentación de una querella contra él por parte del partido España 2000, de carácter ultra-derechista y xenófobo. La formación pide para Sanchis una multa de 15.000 euros, además de la reparación de la supuesta falta a través de la publicación de la sentencia en un periódico regional.

Los hechos que España 2000 denuncia ocurrieron hace un año. Fue entonces cuando el partido ultraderechista anunció una manifestación en el barrio valenciano de Benimaclet que provocó el temor, el rechazo y las quejas de colectivos vecinales y de asociaciones de comerciantes de la zona, algunos de los cuales llegaron a cerrar sus establecimientos durante la marcha. Dos días después, los vecinos convocaron un acto en el que protestaron por la impunidad de los partidos racistas.

En este contexto, Amadeu Sanchis publicó una nota de prensa en nombre de su partido en la que pidió a la Delegación del Gobierno que modificara su actitud 'permisiva' con estos grupos 'peligrosos' y que empezara a tratarlos 'como lo que son: bandas terroristas que amenazan, coaccionan, torturan y, ya en muchos casos, asesinan'. Sanchis también pedía 'la prevención de la propagación de la ideología neonazi y neofascista y su total erradicación'.

El dirigente de España 2000, José Luis Roberto, consideró que estas declaraciones suponían un delito de injurias y así lo denunció. El juez redujo los hechos a una presunta falta, por la que ayer el regidor fue juzgado.

Durante la vista, el concejal afirmó que en la nota no se citó expresamente a España 2000 y que, por tanto, no puede existir una ofensa. Sanchis afirmó que fue informado por los vecinos de una manifestación contra los inmigrantes y que no sabía quiénes eran en concreto los convocantes. Por su parte, el partido ultraderechista pretendió demostrar que era imposible que Sanchis no se refiriera a ellos, ya que en la prensa se había publicitado que eran los organizadores de la protesta.

España 2000 define su ideario como 'patriotismo social', pero una lectura de sus proclamas muestran su obsesión por la inmigración y su carácter xenófobo. Su principal objetivo es 'preservar a la sociedad de nuestro país de una invasión que no tiene aspecto de cesar'.