Público
Público

Los partidos valoran el avance, pero lo encuentran insuficiente

El Gobierno cree que el comunicado, «inédito», es «importante» y va en la "buena dirección" 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La mayoría de formaciones políticas respiraron tranquilas. En líneas generales, juzgaron positivo, como un avance inédito, el comunicado firmado por el Colectivo de Presos Políticos Vascos EPPK, por sus siglas en euskera, pero también lo encontraron insuficiente, pues aún ETA no ha decidido su final definitivo. El PP se situó en el otro extremo: para sus dirigentes, la adhesión del EPPK al Acuerdo de Gernika no significa nada.

'Es un paso importante por parte de los presos de ETA, ya que nunca se había producido con anterioridad un pronunciamiento de estas características', subrayó Manuel Chaves. El vicepresidente tercero advirtió que, no obstante, en la 'escalera' hacia el final de la violencia, aún 'quedan bastantes rellanos por alcanzar y bastantes escalones por subir'. En la misma línea, el portavoz del Ejecutivo, José Blanco, calificó el comunicado de 'inédito', símbolo de un avance 'relevante, pero no el que toda la sociedad y el Gobierno deseaban, porque no es definitivo ni es el que anuncia el final de ETA'. 'Una noticia que camina en la buena dirección', secundó Francisco Caamaño, ministro de Justicia.

La mayoría percibe que el fin definitivo de la violencia queda más cerca

El candidato socialista a la presidencia del Gobierno utilizó palabras calcadas. Alfredo Pérez Rubalcaba aprovechó ayer su intervención en un foro sobre seguridad de su partido para juzgar la decisión de los presos de ETA como 'una buena noticia'. En su opinión, 'ha pasado una cosa inédita, una cosa importante' tras 50 años de actividad de la organización terrorista, ya que la declaración del EPPK es 'un paso adelante de un sector que hasta ahora no lo había dado'. El exvicepresidente se mostró optimista. 'Estamos en el final' de la actividad armada de ETA o, por lo menos, matizó, 'hoy estamos más cerca del final queayer', informa Iñigo Aduriz.

Desde el Gobierno vasco, su consejero de Interior, el socialista Rodolfo Ares, reconoció la decisión del colectivo de presos como un 'paso más hacia el final' de la banda.

El PP sostiene que es más de lo mismo y publicidad para los terroristas

El PNV también analizó que la asunción de los compromisos de Gernika por parte del EPPK hace 'más irreversible el final definitivo' de ETA, en palabras de Iñigo Urkullu. El presidente de los nacionalistas vascos aseguró ser consciente del 'peso que tienen los presos' en el mundo de la izquierda abertza-le, a la que demandó 'seguir los pasos y hacer su trabajo de manera definitiva', pero 'sin caer en la tentación de jugar un proceso bilateral'.

Por parte de IU, su coordinador federal, Cayo Lara, dio la 'bienvenida' al comunicado, pero añadió que debió haberse producido antes de que los presos ingresaran en la cárcel, para evitar tanto sufrimiento a la sociedad. Gaspar Llamazares redondeó la valoración. 'Es un paso muy importante, pero aún falta lo fundamental, que es el cese definitivo de la actividad armada y la entrega de las armas', dijo. Más optimista fue, como es habitual, Ezker Batua, la marca vasca de IU: es 'un aval hacia la paz definitiva y la antesala de la superación de la violencia', señaló el secretario de Organización, Sergio Fernández.

Hasta UPN vio en el anuncio del EPPK, hecho público el viernes, avances positivos. Revela que 'el transatlántico' de la banda 'se está hundiendo' y sus simpatizantes 'huyen a la desesperada' para que 'el naufragio no les coja', arguyó la presidenta del Gobierno navarro y del partido, Yolanda Barcina.

Sólo el PP echó agua fría a las expectativas. Para los conservadores, se trata de más de lo mismo y que no están dispuestos, afirman, a dar publicidad a los terroristas, informa María Jesús Güemes. El líder de los conservadores vascos, Antonio Basagoiti, pidió que se hable 'menos' de la banda y sus presos, 'para hacerles menos propaganda'. Y agregó: 'Ningún demócrata puede conformarse con algo que no sea la disolución incondicional de ETA'. Con los reclusos, 'que se haga lo que se debe, lo que es decente y eficaz', apostilló. 'Vemos continuamente cómo se intenta marear la perdiz', señaló el portavoz del PP en Euskadi, Leopoldo Barreda, con el único objetivo de 'no acabar de decir lo que hay que decir, que es pedir la disolución definitiva e incondicional de la organización terrorista', señaló.