Público
Público

La Policía alerta de que grupos radicales intentarán reventar la marcha del 25-S

El sindicato mayoritario de la Policía asegura que los alborotadores llegarán a Madrid desde Barcelona, País Vasco y Castilla y León para asistir a la movilización contra los PGE convocada por la coordinadora 25-S

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Policía teme que los disturbios que se produjeron en las protestas del pasado 25 de septiembre, donde hubo varias cargas policiales y 36 personas fueron detenidas, vuelvan a repetirse en la movilización convocada para mañana sábado por la coordinadora 25-S para protestar contra el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2013. Así lo han asegurado a Público fuentes del Sindicato Unificado de Policía (SUP), el mayoritario en el cuerpo, que han señalado asimismo que se espera la llegada a Madrid de 'radicales' de Barcelona, País Vasco y Castilla y León para reventar la convocatoria, algunos de los cuales, serían los mismos que ya acudieron a la capital el 25-S.

A esta premisa se agarra el Ministerio del Interior para poner en marcha un dispositivo policial 'muy similar' al de aquel día. Entre 1.300 y 1.500 agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP), los llamados antidisturbios, rodearán el Parlamento y volverán a convertir el centro de Madrid en una ciudad sitiada. Entre 700 y 800 de estos agentes, según este sindicato, proceden de poblaciones de fuera de Madrid. Los refuerzos, sin embargo, ya han llegado a la capital, donde se encuentran ultimando los detalles de este operativo. 

Preguntado por el gran despliegue policial que lleva semanas rodeando la Cámara baja, el presidente del Congreso, Jesús Posada, ha señalado que este dispositivo permanecerá 'durante el tiempo que haga falta' para garantizar su inviolabilidad y mientras el Ministerio del Interior lo considere oportuno. Además, se ha mostrado 'muy satisfecho' con la actuación de la Policía 'en todo este tiempo alrededor del Congreso', porque, a su juicio, 'está garantizando la libertad e inviolabilidad de los diputados' y, además, 'está actuando muy proporcionalmente', informa Europa Press.

Este sábado establecerán varios perímetros de seguridad rodeando el edificio del Congreso de los Diputados por las calles adyacentes. El objetivo, según estas mismas fuentes, es establecer hasta cuatro filtros con los que controlar el paso de personas en las inmediaciones de la Cámara. El primer control policial se estima que podría situarse a unos 500 metros del Parlamento.

Aunque en esta ocasión no habrá actividad parlamentaria en el Congreso y, por tanto, los hipotéticos alborotadores no podrían ser acusados de alterar el normal funcionamiento del Parlamento mientras el Pleno está reunido, la Policía intentará en cualquier caso que los manifestantes no se acerquen a la sede de la soberanía popular. 

Fuentes de la coordinadora 25-S, promotora de la manifestación que recorrerá este sábado el centro de Madrid, señalan que la presencia de alborotadores es un asunto del que se ha hablado en algunas asambleas, si bien aseguran no tener constancia de que haya grupos que quieran reventar la protesta. En cualquier caso, aseguran los convocantes, su apuesta es siempre 'confiar en la inteligencia colectiva' en el que caso de que se produzcan momentos de tensión. En el grupo de trabajo de comunicación de esta plataforma, encargado de dinamizar y dar publicidad a sus acciones, sí admiten estar preocupados por que los posibles incidentes hagan que el foco informativo se centre en los disturbios y su mensaje –el rechazo a unos PGE que 'van a generar opresión y miseria'– no llegue a los ciudadanos. 

El 25 de septiembre los disturbios comenzaron cuando algunos grupos de alborotadores intentaron avanzar hacia el perímetro de seguridad que rodeaba el Parlamento y buscar el contacto con los agentes, que respondieron con virulencia