Público
Público

La Policía desarticula el "mayor centrol comercial de la droga en Madrid"

La operación se ha saldado con 13 detenciones en una "casa búnker" del poblado de Valdemingómez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Policía Nacional ha desarticualdo el mayor punto de venta de droga 'al menudeo' de la Comunidad de Madrid, situado en una 'casa búnker' en el poblado de Valdemingómez. La Operación Taller, que tuvo lugar entre el jueves y el viernes de la semana pasada, se saldó con la detención de 13 personas.

Los arrestados tienen entre 23 y 62 años y pertenecen al clan Los Gordos: 'los que más vendían en la Cañada Real', según ha informado la Jefatura Superior de Policía. En el momento en el que los agentes irrumpieron en la casa, sorprendieron a 120 personas que estaban comprando o consumiendo droga, así como a 13 miembros de la organización, entre los que se encontraban dos de las cabecillas. Además, todos habían sido arrestados antes y tenían numerosos antecedentes policiales, la mayoría por tráfico de dorgas.

La recuadación de la mañana (12.000 euros), 1,1 kilos de cocaína, 600 gramos de heroína y 42 gramos de hachís han sido parte del material incautado por la policía. Tras la operación, la casa ha sido derribada por orden judicial.

Seis puertas acorazadas y varias cámaras de videovigilancia protegían 'el mayor centro comercial de la droga en cantidades pequeñas' de la Comunidad de Madrid, abierto las 24 horas del día.

Casi 1.000 personas pasaban a diario por la vivienda. La afluencia era tal que los miembros del clan disponían de postes metálicos con cintas extensibles para ordenar a todas las personas que estaban en la cola esperando.

Alrededor de un millar de personas visitaban la casa al día

Cuando los agentes irrumpieron en la vivienda, las dos cabecillas del clan se encontraban sentadas frente a una mesa con cuatro platos que contenían hachís, cocaína, heroína y una mezcla de estas dos últimas, y eran ayudadas por dos mujeres que se encargaban de empaquetar las dosis.

Los miembros del clan eran muy supersticiosos y una de las habitaciones estaba dedicada a rituales relacionados con la magia negra, con vasos llenos de líquidos, puros a medio consumir y hatillos con diferentes objetos, supuestamente para celebrar ritos que atrajesen buena suerte para el negocio.