Público
Público

El PP cambia de discurso y culpa ahora a los controladores

"Esto no puede quedar así", sostiene Sáenz de Santamaría, que califica la actitud de los técnicos aéreos de "intolerable" e "inadmisible". Muestra disposición a apoyar las medidas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cuarenta y ocho horas. Es el tiempo que ha tardado el PP en variar su respuesta política a la crisis generada por la actuación de los controladores aéreos. Si el viernes, el día del estallido del conflicto, el PP evitó críticas a los técnicos de control de tráfico aéreo y el sábado optó por cargar las tintas contra el Gobierno, ayer se produjo un giro. Los conservadores redujeron el tono de sus críticas, señalaron a los responsables directos, los controladores, y mostraron su disposición a apoyar 'cuantas medidas sean necesarias para restablecer el tráfico aéreo, la seguridad y bienestar de los ciudadanos y para ayudar a superar esta desgraciada situación'.

Así se mostró ayer en rueda de prensa Soraya Sáenz de Santamaría en la sede nacional del partido. La portavoz del PP en el Congreso de los Diputados aseguró que para su formación 'está claro que hay unos responsables directos en este caos'. 'Los controladores aéreos son los culpables', insistió, a la vez que calificó su actitud de 'inadmisible' e 'intolerable' y pidió mano dura para este colectivo de trabajadores.

Rajoy ha evitado durante dos días censurar a los culpables del caos

Empeñado ahora en hacer esfuerzos para marcar distancias con los controladores, el PP, según su portavoz en la Cámara Baja 'exigirá al Gobierno que se depuren las correspondientes responsabilidades laborales, administrativas y penales en que hayan incurrido, porque esto no puede quedar así'.

El discurso de Sáenz de Santamaría choca con las declaraciones realizadas en los días previos por su jefe de filas. En sus intervenciones, Mariano Rajoy había evitado entrar en lo que él mismo calificó de 'juicios de valor'. Y huyó de culpar a los controladores. Se limitó a pedir que 'se informe a todo el mundo' de lo ocurrido y a exigir a Gobierno y técnicos que resolviesen el problema.

Los conservadores también reconocen las reuniones reveladas por Zarrías

'Yo no tengo actitud equidistante con nadie, pero no le voy a echar la culpa a nadie', sostuvo en la Ser.

Pero ayer, Rajoy ya dio muestras de haber moderado su discurso. Antes de partir a Madrid desde Lanzarote, consideró que el Gobierno debe explicar 'políticamente' lo ocurrido. Pero también censuró a los controladores. Lo hizo cuando mostró su deseo de volver a las islas. 'Pero porque lo decido yo y no porque lo decidan los controladores de España', dijo. Sus palabras se producían tras tres días sin poder abandonar Lanzarote.

'Una cosa es que se tomen las medidas que se tengan que adoptar contra los controladores y otra es que el Gobierno explique su gestión, como es su obligación en una democracia como la nuestra', manifestó Rajoy, informa Efe.

Sólo 24 horas antes, el vicesecretario de comunicación del partido, Esteban González Pons, ofreció una rueda de prensa en Valencia en la que apuntó a la 'responsabilidad política del Gobierno' e invitó a José Luis Rodríguez Zapatero a 'dar la cara' por dejar 'tirados' a los españoles.

Pese a la insistencia de Sáenz de Santamaría en que la actitud del PP en este caso va a ser de colaboración con el Gobierno, la portavoz aseguró que Zapatero debe dar explicaciones de 'su gestión ahora y hace dos años' y de 'cómo hemos llegado a este fin de semana y a este caos'.

El PP optó ayer por admitir las reuniones entre los controladores y algunos cargos del partido

El próximo jueves el presidente del Gobierno comparecerá en el Congreso de los Diputados, algo 'obligado' a ojos de la dirigente conservadora. 'Así lo exigen la Constitución y las leyes, que amparan, una vez más el derecho de los ciudadanos a que el presidente del Gobierno dé una explicación', añadió.

También el PP optó ayer por admitir las reuniones entre los controladores y algunos cargos del partido que un día antes había desvelado Gaspar Zarrías, secretario de relaciones institucionales de los socialistas. Si el sábado el equipo de Mariano Rajoy desmentía con rotundidad estos contactos, Sáenz de Santamaría admitió ayer que, efectivamente, miembros del Grupo Parlamentario Popular estuvieron presentes en una comida en el Senado con representantes de los controladores aéreos.

No obstante, la dirigente conservadora precisó que en la cita en la que el PSOE pone el énfasis estuvieron presentes 'todos los portavoces de los grupos parlamentarios' a excepción del socialista. Y lamentó que sólo se hayan escuchado 'barbaridades' contra su partido. 'El señor Zarrías y el Gobierno, que es lo mismo, faltan a la verdad para buscar responsabilidades donde no las hay'.

Además, recordó que el convenio de los controladores aéreos, que data del año 1999, venció en 2004 y que el Gobierno de Rodríguez Zapatero, desde entonces, lo ha ido prorrogando año a año. Un día antes, Gaspar Zarrías había asegurado que el convenio que regula las condiciones de trabajo de este colectivo databa de los gobiernos de José María Aznar.